Escoge el Problema de la Fe
12639
post-template-default,single,single-post,postid-12639,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Escoge el Problema de la Fe

5 Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. 6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan. 7 Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.”  Hebreos 11:5-7  

Está hablando primero de un hombre llamado Enoc, que no vio muerte, fue librado de un problema; un día Enoc estaba aquí, y al otro desapareció, no vio muerte.  Pero tan pronto nos habla de un hombre que fue librado de la muerte sin pasar por el proceso de la muerte, vemos a otro hombre, Noé, quien fue advertido por Dios acerca de cosas que no se veían, y con temor preparó el arca por fe.  Así que, tenemos un hombre que es librado del problema por fe, y luego tenemos un hombre que, por fe, tiene que atravesar un problema.  

El problema de mucha gente es que quiere tener fe para librarse de problemas, y no la fe para construir lo necesario para poder atravesar los problemas que tenemos que atravesar.  

Por la fe Noé fue advertido de lo que venía, y él construyó un arca para que se salvasen él y su casa.  La verdadera fe no es la que ora para que el diluvio no venga; la verdadera fe es la que se prepara para cuando el diluvio llegue.  

Los estudiosos judíos dicen que cuando Dios le advierte a Noé que vendría el diluvio, Noé sembró los árboles con los que iba a construir el arca.  La madera que aparece en este relato, era una madera nueva de la época, lo que implica que al oír lo que venía, Noé sembró con anticipación los árboles que iba a usar para construir eventualmente el arca.  El problema es que hay gente que dice tener fe, y están esperando que las cosas pasen, y no están sembrando lo necesario para construir el arca que necesitan para cuando llegue el diluvio.  

Y uno de los peores problemas es que aún la iglesia se ha vuelto un lugar pesimista.  Si algo utilizan las ideologías erróneas allá afuera es el pesimismo, y aún el pesimismo religioso es peligroso.  Del pesimismo religioso es que salen los Jim Jones y te hacen beberte un “Kool-Aid”.  Todas las grandes sectas que se han levantado a través de la historia, son gente que dice: el mundo se va a acabar, esto es un desastre; y yo estoy aquí con la solución para liberarte.  Lo mismo que hacen los políticos.  ¿Qué hizo Jim Jones?  Llevó a todo el mundo a un lugar porque el Apocalipsis iba a llegar, y llegó para ellos porque se tomaron aquel “Kool-Aid”.  No te tomes tú el “Kool-Aid” del pesimismo.  Aún las iglesias han cometido ese error.  La iglesia no ha podido ver por fe el futuro glorioso que tenemos delante de nosotros.  Viene diluvio, pero si tenemos el arca, no hay problema.  El problema es que se nos dice que viene diluvio, pero no quieren construir el arca porque lo que prefieren es que seamos como Enoc, que nos vayamos.  

Las cosas se van a poner complicadas, siempre se han puesto complicadas, estás advertido.  Pues, con fe, construye el arca en la que tú y tu familia se salven en el tiempo complicado.  ¿Cuándo vas a despertar?  ¿Cuándo vas a comenzar a sembrar lo que necesitas?  

Hay jóvenes viviendo para el presente, pero a los viejitos, la casa que tienen no se las prestó el banco, sino que tuvieron que pagarla poco a poco.  Pero ahora están rentando y, cuando lleguen a los cuarenta y despierten, se van a dar cuenta que no tienen carro ni casa ni nada.  Prepárate, siembra hoy el árbol con el cual puedas construir el arca mañana.  

Nos quieren pintar un pesimismo tal, quieren hacernos creer que las cosas hoy están peor que hace diez años, pero eso no es así.  Las cosas sí son diferentes, pero hace diez, quince, veinte años atrás no teníamos las comodidades que tenemos hoy, el internet.  El futuro que tenemos por delante es grandioso, las oportunidades.  Viene diluvio, vienen problemas, pero eso lo han predicado toda la vida.  Para el año 2000, el problema eran las profecías mayas y el apocalipsis, que las computadoras no sabrían cómo cambiar la fecha a las 12:00 am porque no estaban programadas para eso, y todo iba a ser un caos.  Aún los que no creíamos en eso, andábamos con un ojo abierto, por si acaso.  

La iglesia, a través de los tiempos, ha cometido el error de ver un futuro pesimista porque como viene diluvio, pues entonces todo se va a fastidiar, pero todo se fastidia si no comienzas a sembrar el árbol con el que vas a construir el arca porque por fe caminamos, no por vista.  Mientras tú tengas un arca, el diluvio puede venir, y el diluvio que va a hundir a otros, es el que te hace elevarte a ti por encima de todas las cosas.  Para eso, se requiere fe.  

El problema es que la gente no entiende que ocurren eventos disruptivos en la vida.  Pasa algo de repente que tú no esperabas, y de momento se provoca un cambio, y ahora mismo, de hecho, los cambios son cada vez más rápidos.  Pero el punto es que llega un evento disruptivo que te provoca cambiar, pero nunca te transformas hasta que no realizas que no vuelves a la vieja vida.  En otras palabras, transformación ocurre cuando, después de tú perder el trabajo, entiendes que las cualidades que tú tenías para el trabajo pasado, no son las que necesitas para el nuevo trabajo.  Pero hay gente a la que le toma años entender eso.  Hay gente que pensaba que la pandemia sería un par de semanas, y todavía no han entendido que no volvemos a lo mismo, el mundo cambió.  Llegó un evento disruptivo que provocó cambios y nos llevó a la transformación.  El que logre transformarse más rápido, está en ventaja.  Pero en el mundo espiritual, la fe hace algo más grande para nosotros porque nos advierte de los eventos disruptivos y nos hace caminar hacia ellos, preparados con lo necesario para salvarnos.  

Si nos remontamos al momento en que dos millones de israelitas salían de Egipto cruzando el mar, si miramos a esos que iban a lo último de las filas, esos lo que veían era a los egipcios que venían siguiéndoles; y así siempre ha estado la iglesia, viendo los caballos corriendo detrás de ellos.  El que está en el medio, ve lo que está al frente y lo que está atrás.  Pero el que está al frente, para ver a faraón, tienes que mirar a dos millones de personas.  El que está al frente, no le tiene miedo a faraón; pero los de atrás tienen que tener fe que al frente se va a abrir el camino.  La pregunta es en dónde en la fila tú quieres estar.  

¿Tú quieres tener el problema de la fe, de estar frente a una pared de agua, creyendo que se va a abrir el camino; o tú quieres ser de los que está atrás huyendo por miedo, esperando que otros avancen para ver dónde tú estás?  Por eso es que hace falta líderes como Moisés, que levanten la vara y le digan al que está detrás que se va a abrir un camino, que hay un camino donde nunca lo han visto.  Pero entonces, eso lo critican.  Nuestra iglesia siempre ha sido de las que prefiere abrir el camino, que quedarnos atrás.  Pero lo que aspiramos no es tan solo a ir delante, sino que toda nuestra iglesia camine delante, uno al lado del otro, de frente a la pared de agua, y digamos: por aquí es donde Dios nos va a abrir camino.  

Delante de ti es que se va a abrir el camino, y nunca más vas a tener miedo a lo que te persigue porque la fe te va a poner adelante, al frente.  Prepárate para lo que viene para tu vida.  Únete a la fila, pero no seas de los últimos.  Ven hombro a hombro con nosotros para mirar hacia adelante y comencemos a abrir camino donde nadie lo ha visto.  Vamos a ver cosas que otros no han visto, vamos a hacer cosas que otros no han hecho.  Atrévete hoy a decirle a Dios que tú prefieres hoy la emoción de mirar la pared de agua, sabiendo que Él te va a abrir camino donde no hay, que seguir huyendo y esperando que otros avancen para tú entonces avanzar.  

Créele a Dios porque hay un nuevo camino que Él te va a dar, una nueva oportunidad, otras cosas que otros no han visto.  Las cosas se van a poner difíciles, pero la pregunta es para quién.  Para el que no construyó el arca.  Ningún gobierno ni aún la iglesia te va a construir tu arca.  Siembra el árbol con el cual tú y los tuyos puedan construir el arca para salvarse de lo que viene.  Problemas en el matrimonio, en las finanzas, en la economía, estás advertido de que siempre van a venir; pero por la fe caminamos, construimos, hacemos, nos movemos.  Por la fe, la fila comienza detrás de ti.  Tú no vas atrás, sino abriendo camino delante del Dios Todopoderoso, creyendo que otros seguirán por ese lugar que Dios te va a llevar.  

Salte de atrás de la fila, de tenerle miedo a faraón que viene detrás de ti, y ponte adelante a abrir camino por la fe porque Dios va a respaldar a aquellos que caminan por fe. 

4 Comments
  • Jhon
    Posted at 11:50h, 23 March

    Amén, aleluya

  • Alicia Farías
    Posted at 17:48h, 23 March

    Amén, amén! Gloria a Dios! Yo le he creído,le creo y seguiré creyendo al Dios Todopoderoso Santo de Israel! Bendecido grandemente Pastor Otoniel, gracias !!

  • wiliam Antonio Chacon Vargas
    Posted at 19:52h, 23 March

    amen así es bendiciones

  • Liseth Trujillo
    Posted at 02:07h, 24 March

    Amén y amén y yo lo recibo y lo creo en el nombre que es sobre todo nombre poderoso maravilloso del Señor Jesús de Nazareth amén y amén🙏🏽🙏🏽🙏🏽