Camina, Aunque No Veas 
12636
post-template-default,single,single-post,postid-12636,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Camina, Aunque No Veas 

Super fe es uno de los muchos estigmas que han tratado de poner a nuestra iglesia a través de los tiempos.  La única manera de tu batallar contra algo que se está levantando y que no te agrada, es hacerlo tu enemigo, y matizarlo de alguna manera.  Y nuestra iglesia ha sufrido de eso a través de los tiempos.  Nos han llamado todo tipo de cosas.  Hemos sido la iglesia de la super fe, la iglesia de la prosperidad, la iglesia de los ricos, la iglesia del dinosaurio.  Pero la idea siempre es estigmatizarlo, batallar.  Como creyentes, una de las cosas más grandes que podemos darle a la nueva generación es que conozcan de dónde salió todo lo que hemos logrado hacer a través de los tiempos.  Nuestras generaciones fácilmente pueden perder de vista que lo que tienen no salió sin que hubieran unos principios, algo que provocara que saliera.  

Nuestra iglesia, a través de los tiempos, ha sido punta de lanza, eso es un hecho innegable dentro y fuera de Puerto Rico.  Pero todo eso es producto de varias cosas; entre ellas, la fe que hemos predicado a través de los tiempos.  Lo que estamos es utilizando el término que utilizaron para estigmatización, y tornándolo en algo que es para sentirnos orgullosos de que sabemos de dónde es que salen todas las cosas.  Nos sentimos orgullosos de ser Fuente de Agua Viva, no una iglesia perfecta, sino una de gente que ha cometido errores, que aún sus líderes han cometido errores, pero que sabemos y conocemos el Dios en el que hemos creído, y la herencia que le vamos a dejar al mundo, es la herencia de la fe que hemos predicado a través de toda la historia.  Por eso, hablamos de super fe.  

La fe no es un elemento que se utilice para atraer cosas.  No es que si tienes mucha fe, te va a llegar el trabajo, te va a llegar el dinero.  La fe no funciona así.  La fe es para llevarte a un lugar, a un sitio, para hacerte caminar.  Pedro, estando en la barca en medio de una tormenta, ve que Jesús viene caminando sobre las aguas y piensa que es un fantasma, y de repente, el miedo a la tormenta, el miedo a hundirse, desaparece; ahora tienen miedo porque no saben que es Dios quien viene de camino.  Jesús les dice: yo soy, no teman.  Y al instante, se acabó el desespero por la tormenta o por la barca, y ahora Pedro dice: si eres tú, di que yo vaya.  Y la oración, en vez de “calma mi tormenta” o “métete en mi barca”, se cambia a “yo quiero ir a donde tú estás”.  Porque esa es la verdadera fe.  No importa la condición que estás viviendo, la fe te provoca andar por lugares donde otros no han caminado.  Pedro experimentó lo que todo creyente debe vivir, que es la fe para caminar.  

Pero uno de los problemas más grandes es que la gente sale para un lugar y se quedan a mitad de camino.  Los de Fuente, no nos quedamos a mitad de camino, sino que decidimos completarlo.  

Hay varias frases que definen lo que debe ser tu concepto de fe.  

  1. Fe es caminar aunque no veas.  Fe es actuar sin ver, en el mundo natural.  Aunque por fe caminas sin ver, la fe te hace ver.  

En una ocasión, en una gran conferencia donde estaba la esposa de Walt Disney, dijeron: qué pena que él nunca pudo ver el sueño completado y cumplido.  Cuando le tocó el turno a ella, dijo: con todo respeto, usted está equivocado; mi esposo lo vio primero que todo el mundo.  

La diferencia es que hay gente que ve cosas pero nunca actúan para que se haga lo que vieron.  Lo que tienen es una simple esperanza, una simple idea, pero no verdadera fe.  La fe te lleva a caminar sin ver, pero por fe tú puedes ver.  

5 Mas el que nos hizo para esto mismo es Dios, quien nos ha dado las arras del Espíritu. 6 Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor 7 (porque por fe andamos, no por vista);”  2 Corintios 5:5-7  

¿Cuál es la clave?  Por fe, camino; por fe, ando; por fe, me muevo.  Nadie puede decir que tiene fe y estar estático en su vida.  La fe te hace caminar, te hace moverte, te hace actuar, te provoca moverte hacia lo que Dios tiene para ti.  

Aristóteles escribió un libro acerca del sentido que debería gobernar sobre todos los otros.  La batalla filosófica era cuál sentido tiene precedencia.  Y Aristóteles decía que el sentido más importante era el tacto.  Aún dormido, tu cuerpo siente un cambio de temperatura, y despiertas.  Por lo tanto, él decía que lo que tú sientes estaba 24 horas encendido.  Tu gusto no está 24 horas encendido.  Tus demás sentidos pueden apagarse, o al menos eso decía Aristóteles.  Pero otros filósofos siguieron estudiando, y el pensamiento platónico comienza a establecer que el sentido que gobierna a los demás es la vista, y la razón es que puedes mirar más allá de lo que estás experimentando o viendo en el momento, y puedes proyectar tu futuro y tu mañana, basado en lo que se conoce como los ojos del alma.  

Para los creyentes, el sentido más importante no es ni la vista, sino el oído porque la fe viene por el oír y el oír de la palabra.  Lo que oyes te provoca a ver.  Así que no caminas por lo que ves, sino por lo que oyes, que es lo que provoca que entonces veas.  Para el pensamiento platónico, la vista tiene precedencia, y llegaron a esa conclusión porque entendieron que lo único que nos hace diferentes a los animales es nuestra capacidad de visión; no la física, sino la del alma, porque los animales ven, pero no tienen el alma que puede ver más allá de sus circunstancias.  Por eso, concluyeron que la visión es el asiento de todas las otras sensaciones que tenemos.  

Los creyentes vemos que el sentido principal es el oído; escuchamos, y como oímos, se provoca en nuestras vidas el mirar y el ver cosas que de otra manera no hubiéramos visualizado; y ahora caminamos por lo que no vemos, pero sí lo que hay en nuestro interior, y como sabemos lo que hay en nuestro interior, entonces, podemos ver.  

Esto se aplicó primeramente a la salvación.  Tú eres salvo por fe, sin ver absolutamente nada.  El apóstol Juan nos escribe el momento en que Tomás tiene que ver y tocar las marcas de nuestro Señor Jesucristo para creer.  Y Cristo le dice: porque has visto, creíste; bienaventurados los que no vieron y creyeron.  Tú eres salvo por fe porque no hay nada en esta vida que te haga sentirte salvo.  Es más, muchos nos sentimos indignos y batallamos con pensamientos; no te sientes digno porque todo lo que piensas, todo lo que hablas, lo que ves, crea esa batalla en tu mente.  El mismo apóstol Pablo decía: lo que quiero hacer no hago, y lo que no quiero hacer, eso hago, ¿quién me libra de este cuerpo de muerte?  Todos batallamos en nuestra mente con todo tipo de pensamientos; cualquier cosa te puede sacar de un momento a otro de lo que tú crees, pero la realidad es que los creyentes vivimos por fe, vivimos por encima de lo que pensamos.  Hay una convicción en tu vida que, aunque no haya nada en tu mente ni en tu vida que te diga que eres salvo, eres salvo porque has creído; aunque nada en tu mente te diga que eres digno, dentro de ti está la convicción de que el Espíritu Santo está en tu vida, aunque en tu mente tus pensamientos no sean los mejores, aunque tengas batallas.  La salvación es por fe, no por vista, y aún más en el mundo en que vivimos, donde no importa lo que hagas o digas, no le vas a caer bien a todo el mundo; no importa cómo trates de comportarte, para el mundo, tú no eres verdadero cristiano; el mundo cree tener el estándar de cómo comportarnos, lo interesante es que el estándar por el que nos quieren hacer vivir no es por el que ellos viven.  Estigmatizan al cristiano y nos hacen sentir culpables.  No te sientas culpable; vive digno de quien tú eres. 

12 Comments
  • Alicia Farías
    Posted at 12:49h, 22 March

    Amén! Por fe, nací de nuevo.. gracias a Dios por su Palabra,y gracias Pastor Otoniel por compartir sus enseñanzas.. Bendecido sea hoy y siempre..

  • Jhon
    Posted at 13:38h, 22 March

    Amén, Gloria a Dios

  • Maryori
    Posted at 14:30h, 22 March

    Amén

  • Rosario
    Posted at 15:55h, 22 March

    Amen gracias Diis por este mensaje bendito seas o Dios todopoderoso donde estés gracias

  • Marisol Santos
    Posted at 16:11h, 22 March

    Poderosa Palabra! Yo smpre eh confiado en esa Palabra q Dios Pone en sus Pensamientos, Digan lo q digan de nuestra iglesia smore seguiré Perseverando en ella y confiando en q lo q yo quiero se q nuestro Padre me lo va a conceder. Pastor otoniel llevo visitando su iglesia asqui en P.R hace alrededor de 3 años y Por más Palabras negativas q hablen del Pasado de la vieja fuente, seguiré Perseverando en ella y le Pido a Dios q mis hijos tmbn Perseveran. Yo confío en q el Señor me va a cumplir mis sueños, y llegará el momento de q voy a conocer a mis Pastores, q smpre los veo virtual,y Precensial. Q nuestro Padre los siga Bndiciendo cada día más. Y q nuestro templo siga creciendo en el nombre de Jesús. DLBm Pastor otoniel.

  • Marttha
    Posted at 16:19h, 22 March

    Amén
    Temgo identidad de Hija
    Bendiciones

  • CAROLINA GARCIA FERRAL
    Posted at 19:01h, 22 March

    QUE LA LUZ DEL ESPIRITU SANTO PERDURE POR SIEMPRE EN USTED QUERIDO PASTOR, GRACIAS POR AYUDARME A CAMINAR POR ESTE MUNDO. BENDICIONES

  • Lorena Lanchero
    Posted at 02:55h, 24 March

    Muy buen mensaje

  • Lorena Lanchero
    Posted at 03:02h, 24 March

    Me parece muy buena enseñanza

  • Lorena Lanchero
    Posted at 03:03h, 24 March

    Me parece muy lindo mensaje

  • Anel
    Posted at 05:18h, 24 March

    Amén Amén Amén gracias Dios por las palabras que dice el pastor otoniel font es muy cierto quiero Dios que por fe mi vida mejore la vida mía y de mis padres y hermanos y familiares por fe yo declaro bendiciones y dicha y bonaza amén Dios gracias

  • SILVIA H. GÓMEZ A.
    Posted at 23:30h, 11 May

    Amén. Bendiciones