Comprométete con tu Milagro
11786
post-template-default,single,single-post,postid-11786,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Comprométete con tu Milagro

La mujer de flujo de sangre no permitió que la circunstancia difícil que estaba viviendo y el hecho de que su vida empeorara, le quebrara el corazón al punto tal que no quisiera perseguir el milagro hasta obtenerlo.  Pasó doce años con flujo de sangre y, a pesar de eso, creyó que Dios le iba a dar el milagro.  Hay gente que desiste de perseguir su milagro, su bendición, con mucho menos.  Ella lo había gastado todo, pero seguía creyendo, avanzando, y un día obtuvo el milagro.  Así tenemos que ver las dificultades de nuestra vida; como un punto de partida.  

Vimos cómo lo que era el lugar del fin de mucha gente, se convirtió en el punto de partida para Moisés.  La Biblia dice que en el Nilo se mataba a los niños varones, pero aquel fue el mismo río que la mamá de Moisés utilizó para darle un nuevo comienzo.  Por fe, hizo una arquilla y lo puso en aquel mismo río; y qué grande es Dios que, lo que el mundo intencionó para mal, Él lo puede tornar en bendición y darte un nuevo punto de partida.  

El primer punto de partida de Moisés se lo dio su mamá.  Fue la fe de Jocabed la que lo puso en aquel río.  Pero, según Hebreos, cuando Moisés huye al desierto, eso fue un acto de fe.  Moisés mata al egipcio y sale corriendo; podemos verlo como un cobarde, pero Dios ve eso como un acto de fe que le da un nuevo punto de partida porque Moisés renuncia a todo lo que él era.  Todo lo que la mamá de Moisés le consiguió por fe cuando lo puso en aquel río, Moisés renuncia a eso por fe y se va al desierto y tiene un nuevo punto de partida.  

En tu vida, tienes que saber que hay momentos en que la fe de otros te impulsa y te dan un nuevo punto de partida.  Hay veces que Dios hace cosas por nosotros que ni sabemos que hizo, pero por alguna razón u otra, nos ponen en el río y Dios nos lleva al lugar de nuestro destino.  Pero hay otro momento donde tú tienes que renunciar a la vieja vida por fe y pensar que Dios te va a dar una nueva temporada.  

Pero hablemos del tercer punto de partida de Moisés.  Después de cuarenta años en el desierto, Dios se encuentra con Moisés y quiere darle un punto de partida nuevo.  Le dice: no te puedes quedar en este lugar, tienes que regresar para libertar al pueblo de Israel, tienes que volver al propósito original por el cual tu mamá te puso en aquel río; tu mamá vio en ti que tú eras el libertador y te puso en aquel lugar, creyéndole a Dios; ahora vuelve a ese lugar y ten un nuevo punto de partida.  Pero Moisés comienza a poner excusas.  Una de ellas, que era tartamudo, que no sabía hablar, y cuestiona cómo sería un líder así.  Y Dios tiene que asignarle a alguien que hable por él.  No lo sana de la tartamudez, sino que le pone a alguien para que hable por él.  Dios le pone alguien al instante porque Él necesitaba moverse rápido, ya el tiempo se había acabado.  Dios pudo haberlo sanado, pero hay quien entiende que Moisés se volvió tartamudo en el desierto.  Aunque aquella fue una experiencia por fe al renunciar a todo -porque la verdad es que el hijo del faraón podía matar a cualquiera y no iría preso-, pero Moisés no puede vivir con la culpa y se va por fe, dejando todo aquello y creyendo que Dios va a hacer algo con él.  Pero, estando en el desierto, ahora tiene que sobrevivir; y la sobrevivencia le hace adaptarse a algo para lo cual él no fue educado.  Él no fue educado para estar en el desierto, sino en el palacio; pero su acción lo lleva a un lugar donde ahora él tiene que sobrevivir.  Y ahora, en la sobrevivencia, tiene estragos; uno de ellos, que se vuelve tartamudo.  

Entre muchas cosas, por cuarenta años está huyendo, está solo; ahora no puede hablar, no tiene con quién.  Por cuarenta años, lo prepararon para el palacio, pero su fe lo lleva a un proceso donde tiene que renunciar a todo aquello, y ahora el estrago del desierto y lo que él tiene que hacer para vivir en el desierto, marca su vida.  Y ahora Dios pretende que él sea el libertador, pero la pregunta de Moisés es cómo Dios le llama libertador hoy y cómo él restauraría los cuarenta años que llevaba allí.  Ahora, aquellos años le habían hecho tartamudo, le han hecho temer, han hecho que su mente se adapte a una manera de vivir para lo cual él no fue preparado.  Dios le necesitaba como un líder, pero cómo vencía él los cuarenta años que vivió, no como líder, sino como seguidor, como una persona que vive experiencias negativas en el desierto y que es marcado por ellas.  

43 Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada, 44 se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; y al instante se detuvo el flujo de su sangre.”  Lucas 8:43-44  

Las damas, cada cierto tiempo, tienen que pasar por este proceso; y requiere una adaptación de toda su vida.  Les cambia el estado de ánimo, tiene que haber una higiene particular, otro cuidado, si se manchan, puede causarles vergüenza; ahora imagina pasar todo esto por doce años, todos los días.  Olvidemos la inconveniencia; solo hablando de la salud, del aspecto sanitario, hoy la mujer puede ir a trabajar, puede salir y hasta meterse en la piscina si así lo desea porque hay unos avances que le permiten adaptarse.  Imagina no tener todos esos avances y levantarte con esa situación todos los días por doce años.  Cuántas cosas habrías tenido que hacer para tratar de llevar una vida normal con algo que es anormal?  La religión era otro problema; la ley te declaraba inmunda, no porque no se quisiera a la mujer, sino por causas sanitarias.  La silla en la que una mujer con flujo de sangre se sentaba, había que botarla.  No podía entrar en el templo por razones sanitarias.  Doce años adaptándote a algo que Dios te sana en el instante; la pregunta es si puedes llevar una vida normal al instante, después de años de estar atado a los hábitos que creaste para sobrevivir.  El problema se acabó al instante, pero ahora llevas doce años de miedo, de temor de ser descubierto, doce años que no te has podido sentar con tu familia, que no has podido relacionarte con tu esposo, que has estado haciendo lo que sea necesario para esconder tu problema, doce años que no quieres que te descubran para que no te saquen de la sociedad.  ¿Sabes toda la adaptación mental, espiritual, física que tuvo que hacer aquella mujer para sobrevivir?  Pero Dios no te ha llamado a sobrevivir.  Un día Dios te cambia al instante, pero queda de ti el compromiso para tu transformación personal, para vivir en la nueva vida que Dios te dio en un instante.  

Un biólogo puso unos tiburones en un estanque, y quería que convivieran con otros peces.  Pero tan pronto ponía otros peces, el tiburón se los comía.  Así que, puso un cristal en medio de la pecera, y puso los tiburones a un lado, y al otro, los peces.  Cada vez que el tiburón se lanzaba hacia los peces, chocaba contra el cristal.  Después de un tiempo, quitaron el cristal, y ya el tiburón no atacaba los peces; ahora convivía con ellos.  Y el problema de muchos es que les quitan el cristal, pero siguen viviendo basado en todo lo que tuvieron que hacer para sobrevivir una etapa anormal.  

¿Cuándo tú recuperas tu seguridad de salir a la calle sin mascarilla?  ¿Cuando lo diga quién?  ¿Cuántas vacunas se tienen que poner en tu país para que tú te atrevas salir a la calle?  ¿Quién tiene que decir que no uses mascarilla para que tú te sientas libre para no usarla?  O por el resto de tu vida tendrás miedo y pensarás si necesitas la mascarilla o no?  Un día, van a tener que declarar que la pandemia se acabó, la pregunta es cómo recuperamos los pasados meses.  ¿Qué va a tomar para que tú tengas libertad para viajar?  La verdad es que estos no son tiempos normales.  Tú no fuiste hecho para que se te tapara la boca, la nariz, para mantenerte del gobierno.  Somos positivos, pero es probable que los peores momentos económicos vengan en los próximos años.  Se han creado burbujas, gente pensando vivir de las ayudas, pero esa ayuda se va a acabar y ¿cómo van a vivir si se han adaptado a una manera de sobrevivir y, para colmo, la ayuda no la has usado correctamente?  Esto se va a acabar un día y va a ser al instante.  Y con todo lo que tú has hecho para sobrevivir, ¿cómo te vas a restaurar?  ¿Cómo vas a vivir la nueva vida?  ¿Con miedo, con temor?  

Hay un día donde Dios te quita el cristal, te quita todo límite y tienes que vivir como lo que tú eres, como un tiburón, como un depredador, salir a la calle con el espíritu que Dios te dio para alcanzar lo que Dios te ha prometido.  Tú no puedes permitir que la vieja vida te detenga.  

La mujer de flujo de sangre pasó doce años cubriéndose, con miedo, con amargura, viviendo de pérdida en pérdida; y de repente, un día Jesús la sana.  ¿Cómo sería el día siguiente?  Se levanta y no tiene que taparse.  Ahora puede entrar al templo libremente sin que nadie la condene.  ¿Cómo sería ahora que puede ir con su esposo y sus hijos y tener una vida normal?  Dios te puede dar en un instante un milagro, pero requiere de tu compromiso entender lo que eso implica para que puedas vivir no por lo que tú has hecho para sobrevivir, sino para que vivas bajo el milagro que Dios te dio.  Ahí es que hay muchos que nunca aprecian lo que Dios ha hecho por ellos porque no tienen el compromiso de la transformación personal para vivir la vida que Dios tiene para ellos.  

Los confinados, cuando tú los lanzas a la calle, no lo puedes hacer de un día para otro; sobre todo aquellos que llevan mucho tiempo; tiene que haber un tiempo de adaptación, un proceso.  Mientras haya familiares, un proceso, amigos, el proceso será más fácil porque te ayudan, pero alguien que ha estado tanto tiempo en una celda, solo, sin tener que convivir con mucha gente todo el tiempo, comiendo a la hora que se le dice, comiendo cierta comida, teniendo ciertas restricciones, ahora salir a la libertad no es algo tan fácil.  Son pocos los que logran levantarse porque, aunque les dan la libertad al instante porque llega un día donde cumplieron y al otro día ya están fuera, la pregunta es si son libres mental, espiritual y emocionalmente para vivir esa vida.  Porque un día eres libre, pero toma una responsabilidad personal.  

Cuando te casas y te declaran marido y mujer, ahora los dos tienen que tener paciencia uno con el otro hasta que ambos realicen lo que es la vida de casados.  Están acostumbrados a no tener que dar explicaciones o consultar decisiones, pero ahora hay que rendir cuentas, comprar cosas en común, decidir dónde vacacionar; y cuando tienen hijos, la libertad se sigue achicando; las cosas cambian.  Hay cosas en la vida que te toma tiempo aprenderlas, pero cuando Dios quiere hacer algo contigo, a veces, hace cosas al instante y te toca a ti la responsabilidad de arreglar esos años del pasado para vivir bajo la vida que Dios tiene para ti.  

Esta mujer, al otro día, no tenía que temer, no tenía que caminar preocupada, pero ¿crees que no iba a batallar con eso en su mente?  ¿Cuánto tiempo le tomaría adaptarse y entender que lo que había hecho para sobrevivir no tenía que hacerlo más?  ¿Cuánto tiempo te va a tomar a ti para depender de Dios y no del mundo?  La gente tiene más fe en los médicos y la vacuna, que en el Dios Todopoderoso.  No estamos en contra de la vacuna y de avances tecnológicos, pero nunca debes depender de otro que no sea el Dios Todopoderoso, que es quien te salva, te cuida, te levanta.  Sé de los que dicen: la pandemia y lo que me ha hecho sobrevivir no va a cambiar mi relación con Dios.  tan pronto puedas, ve a la casa de Dios, haz lo que tienes que hacer porque tan pronto esto acabe, tu vida tiene que ser restaurada por completo.

10 Comments
  • Armando Martell
    Posted at 13:14h, 14 January Reply

    Gracias Dios cosas buenas vendrán

  • Jhon
    Posted at 13:17h, 14 January Reply

    Aleluya, Gloria a Dios

  • Jesus Rodriguez
    Posted at 13:39h, 14 January Reply

    Buenos días pastor le digo muchas gracias por tan valioso mensaje de verdad le agradezco , ahora cómo hago para saber cómo hacer las cosas que tengo que hacer ya que e cometido muchos errores y ahora me encuentro sumergido en un problema de deudas tan grande que no me permite avanzar lo que hago es trabajar para pagar intereses que me ahogan y no consigo salir ya tengo mucho tiempo en eso , me propuse a no caer más en eso de pedir prestado ahora me cuesta mucho pagar ese capital que debo a prestamistas necesito pagar para poder seguir adelante en mi negoció , yo le pidió a dios que me dé mucha sabiduría y fuerza para lograrlo y me lo e propuesto ,pero sin la ayuda de el me es muy difícil avanzar .
    Yo todo los días a primera hora de la mañana oro le pido perdón me arrepiento ante el de todos los pecados y errores que e cometido para así recibir su perdón yo mantengo mi fe y paciencia que más puedo hacer amigo pastor dígame por favor y le digo pase lo que pase yo jamás dejaré de amarle y creer en el

    • FAV Community Manager
      Posted at 04:45h, 21 January Reply

      Bendiciones Jesús, sigue orando y creyéndole a zDios y le aseguro que verá la mano de Él cumpliendo lo que estás esperando. Te bendigo grandemente.

  • Nairobis jauregui
    Posted at 15:25h, 14 January Reply

    Excelente enseñanza, gracias pastor, Dios le bendiga…..sabías palabras para en estos tiempos y en estas circunstancias de vida, con fe esperanza

  • Martha Lucia Hernández
    Posted at 15:35h, 14 January Reply

    AMEN , AMEN GLORIA A DIOS

  • Liseth Trujillo
    Posted at 15:41h, 14 January Reply

    Amén y amén Gloria a Dios tiene el poder de cambiarlo todo en un segundo en un instante en el nombre poderoso del Señor Jesús amén y amén🙏🏽🙏🏽🙏🏽 Y yo lo creo amén y amén🙏🏽🙏🏽🙏🏽

  • Fanny alayón
    Posted at 10:38h, 15 January Reply

    Amén toda la gloria y honra para mi Socio principal e imbicible…. 🙌🙏🙌

  • Ana Silvia Zambrano Romo
    Posted at 18:23h, 15 January Reply

    Amen, En esta nueva etapa de mi vida, Señor necesito de tu consejo y ayuda para avanzar hacia el propósito que tienes conmigo ,

  • juan carlos ojeda cornejo
    Posted at 11:05h, 17 January Reply

    gracias por esta palabra Pastor Otoniel ,Dios lo bendiga

Post A Comment