En el Valle, Haz Estanques
10773
post-template-default,single,single-post,postid-10773,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

En el Valle, Haz Estanques

11 Mas Josafat dijo: ¿No hay aquí profeta de Jehová, para que consultemos a Jehová por medio de él? Y uno de los siervos del rey de Israel respondió y dijo: Aquí está Eliseo hijo de Safat, que servía a Elías. 12 Y Josafat dijo: Este tendrá palabra de Jehová. Y descendieron a él el rey de Israel, y Josafat, y el rey de Edom. 13 Entonces Eliseo dijo al rey de Israel: ¿Qué tengo yo contigo? Ve a los profetas de tu padre, y a los profetas de tu madre.”  2 Reyes 3:11-13  

Al consultarle, el profeta le dice: vete donde tu padre y tu madre.  Pero le insistieron.  Y entonces dijo: ni te miraría, si aquí no estuviera Josafat.  Entre la gente con la que tú andes, procura que haya un Josafat, o sé tú el Josafat del grupo porque Dios no le habla a todo el mundo.  

El favor y la gracia de Dios no están con todo el mundo.  Dios no hace las cosas para cualquier persona.  Hay gente que ha ganado un lugar ante Dios y han sido predestinados, elegidos por Dios en un momento dado, que han cumplido su palabra con Dios.  Sé como Josafat, que cuando Dios te vea, cuando tu rostro esté delante de Él, sea de agrado.  Josafat fue un hombre que amó a Dios; no fue un hombre perfecto, pero buscaba a Dios, hacía lo que tenía que hacer; y como él estaba en ese lugar, el grupo completo fue salvo.  Hay gente que no se da cuenta que la bendición que tienen es porque tú estás con ellos.  Si tú no estuvieras en medio de ellos, se estarían muriendo de sed.  

Procura ser como Josafat, un hombre que busca a Dios; sé una persona que, cuando tú vas delante de Dios, tu rostro le sea agradable porque le has buscado a través de los tiempos, no tan solo cuando hay problemas.  ¿Por qué Eliseo estaba molesto con el rey de Israel?  Una de las cosas es porque siempre lo buscaba cuando había problemas, y nunca cuando había que hacer las cosas correctas.  Cuando los Josafat están dentro del grupo, el favor y la gracia de Dios viene sobre sus vidas y sobre los demás, única y exclusivamente porque han buscado a Dios antes de la dificultad.  El profeta le dice: no te hablaría si Josafat no estuviera aquí.  Procura ser el Josafat.  

La ayuda que tú necesitas no viene de los reyes.  La ayuda que tú necesitas proviene de Dios.  Y de vez en cuando en tu vida hay problemas que te llevan únicamente al lugar donde realmente puedes recibir respuesta.  El problema de la sociedad es que buscan ayuda en el rey, y se quejan de Dios.  Si tú quieres ver lo mal que está tu país, no mires solo los titulares de las noticias en las redes sociales, mira también los comentarios de la gente, entretente con los comentarios a ver cuántos resistes.  Te vas a dar cuenta que los comentarios siempre van dirigidos a culpar al gobierno y a decir que Dios no es Dios.  Pero déjalos con su locura.  Tú sal con tu pala y haz muchos huecos porque donde tú no hayas puesto a Dios, hasta que no le hagas espacio a Dios, no hay milagro que ocurra.  Pero el espacio de Dios no se lo van a abrir los reyes.  

Una de las cosas que, como cristianos y como sociedad, necesitamos entender es que no necesitamos cambiar los gobiernos para que los creyentes prosperemos, para que sigamos hacia delante.  Damos gracias a Dios cuando hay gobernantes que nos ayudan y nos dan el espacio para que creamos lo que tenemos que creer, y lo que queremos y sabemos que tenemos que creer.  Pero la respuesta no está en ellos.  La respuesta está en cada uno de nosotros que salimos todos los días con una pala a hacer un hueco para que Dios lo llene.  La gente en la calle siempre busca al gobierno y se queja de Dios.  Nosotros buscamos a Dios, y lo que Él nos dice es sencillo: sal con una pala; no tan solo te voy a dar agua, sino que el milagro detrás del milagro es más grande.  

En aquel valle, la situación era una complicada, una que todos algún día hemos experimentado.  Comenzamos a caminar en nuestra vida, en algún proyecto, pero la planificación no fue la apropiada, o el camino se hizo más difícil, más duro.  No necesariamente es que no planificaste; quizás no sabías todo lo que iba a pasar y las consecuencias que eso iba a tener.  Repasando la serie Compás 2030, creemos que fue Dios quien nos puso a pensar en esas cosas a principios del año porque, si tu visión del 2020 se hubiese limitado a ese año, habrías estado frustrado; pero a principios de año, Dios te dijo: piensa en diez años, piensa que tu futuro no es un año.  

Si hubieras hecho metas para un solo año, estarías frustrado, pero desde el principio Dios te dijo: piensa de aquí a diez años.  Todo esto que hemos vivido nos va a servir para de aquí a diez años.  Parecía locura, pero ni en las metas nos enfocamos, sino en las áreas en las que Dios va a trabajar, viendo que la brújula es Dios y las estrellas, sus promesas, las que nos van a guiar en los momentos difíciles.  Durante este tiempo, has mirado cada vez más al cielo, dándote cuenta que es Dios quien te dirige, quien te guía.  Hay quien primero maldijo la pandemia y ahora la bendice por todo lo que han avanzado, reconociendo que de no haber pasado lo que ha pasado, no hubieran alcanzado todo lo que han alcanzado.  Dios nos venía preparando para que no nos quedáramos sin agua en el camino, y supiéramos que nuestra vida no es el año 2020; que el futuro glorioso que Dios tiene para nosotros, no sabemos cómo Dios lo va a hacer, pero Él va a usar esto para que en los próximos diez, quince años, tú puedas dar gracias a Dios por haberte preparado durante este tiempo para vivir lo que vas a vivir.  

Pero la verdad es que todos, en algún momento dado de la vida, nos quedamos sin agua.  Y cuando ellos van delante del profeta, sedientos, a punto de morir de sed, él los puso a hacer hoyos.  Aquello los iba a poner a sudar.  Así que, en medio de su sed, tienen que trabajar.  Tenían que trabajar y esperar; trabajar y acostarse esa noche esperando que mañana haya respuesta.  Eso es lo que la gente no quiere hacer: la gente no quiere trabajar ni esperar.  

Dios no pidió que hicieran un pozo.  Eso hubiera sido más fácil.  Un pozo es: profundiza porque ahí está ya el agua, y del pozo pueden tomar todos.  Pero la instrucción fue: llena este lugar de estanques y mira lo que yo voy a hacer mañana.  

Cada semilla que tú has sembrado, cada diezmo que has entregado es un hueco porque no hay tal cosa como que una semilla y un diezmo no te dejen un hueco en tu chequera.  Pero es un hueco que algún día Dios va a llenar.  

Todavía hoy nuestra iglesia recibe cosecha de lo que la generación pasada sembró a través de los años.  Se abrieron puertas en países donde esta iglesia sembró en otros tiempos, y hoy nosotros hemos cosechado la gran bendición de tener grandes amigos en esos lugares.  Sabemos que no fuimos nosotros los que sembramos, sino los huecos que se abrieron a través de la historia.  Enséñales a tus hijos que tú hoy estás haciendo huecos para ellos.  Hay lugares de donde hoy tú no recibes nada, no hay oportunidad allí hoy, pero tú haces todo lo que haces, inviertes, siembras porque lo que estás es saliendo todos los días con una pala a hacer un hueco.  Algún día, de la misma forma que tú estás viendo hoy resultados de lo que pasó en el pasado, tus hijos van a poder disfrutar un día de esos huecos que tú has abierto, y ellos no se darán cuenta que habrá sido porque sus padres tomaron una pala y, cuando otros decidieron rendirse, ellos decidieron abrir huecos.  

Sal cada mañana con una pala en tu mano a abrir un hueco nuevo porque Dios lo va a llenar.  Dios va a llenar el estanque.  Estás sediento y cansado, pero en medio de tu sed, de tu necesidad; has perdido las fuerzas y piensas que no hay resultados, caminas y el dinero se acaba, los recursos se acaban, y levantarte al otro día otra vez a hacer lo mismo es un fastidio; pero los que hemos creído sabemos que la respuesta está en Dios, que no hay lugar para dónde correr, que es Dios quien nos va a salvar.  Y lo grande es que, detrás del milagro que estás esperando, tú tienes que creer que hay un milagro más grande que viene.

6 Comments
  • GLORIA INES LOAIZA
    Posted at 14:50h, 09 September Reply

    Amen: Dios enséñanos a abrir pozos para nuestras futuras generaciones,

  • Wiliam Antonio Chacon Vargas
    Posted at 14:57h, 09 September Reply

    Amen

  • Jhon Mario
    Posted at 22:16h, 09 September Reply

    Amén, Gloria a Dios

  • Matilde Díaz López
    Posted at 23:24h, 09 September Reply

    Amén 🙏 Dios continúe Fortaleciendo me, para seguir haciendo Estanques.. Amén
    Bendiciones Amados en El Señor

  • Ingris Acevedo Paternina
    Posted at 10:08h, 10 September Reply

    Gracias Dios por esta palabra que hoy nos enseña hacer esos pozos para que usted los llene y podamos ver tu gloria

    • Marivanet
      Posted at 13:26h, 10 September Reply

      Así mismo es Ingris. Te bendigo

Post A Comment