Ingredientes para tu Éxito Empresarial
9858
post-template-default,single,single-post,postid-9858,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Ingredientes para tu Éxito Empresarial

Hoy te hablamos de siete factores que te ayudan a crear la atmósfera para avanzar, para prosperar en tu empresa como emprendedor.  Puede que tengas en tus metas una gran visión de un pastel bien decorado, pero si no tienes los ingredientes correctos, se quedará en una idea, en un deseo.  Si quieres repetir la fórmula, la receta, necesitas los ingredientes.  Por eso, cuando te presentan algún plato, lo próximo que te presentan es el listado de los ingredientes, para entonces darte las instrucciones de cómo los tienes que mezclar.  

Ingredientes necesarios para tu éxito empresarial:  

  1. Tu atmósfera, tu ambiente.  Una de las cosas que, como empresarios y emprendedores, tenemos que aprender a crear es la atmósfera y el ambiente, no tan solo de nuestra empresa, sino en el que nos movemos, donde interactuamos.  El ambiente en que tú estás requiere de que sea uno acogedor y que te motive y te mantenga motivado para continuar hacia adelante.  Aun Dios, antes de crear al hombre, creó el ambiente, la atmósfera; creó todo bonito, todo bueno, todo en el lugar perfecto para que, cuando pusiera al hombre, se encontrara en un lugar que le inspirara, que le motivara.  Así tenemos que ser cada uno de nosotros.  No es que tengas que gastar mucho dinero.  Recoge, limpia, cambia los muebles de lugar, pon algo de música que te inspire.  

23 Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él.”  1 Samuel 16:23  

Saúl, rey de Israel en aquel momento, se dio cuanta que necesitaba algo que le ayudara a cambiar la atmósfera, el ambiente donde él estaba.  Traía a David para que adorara, cantara, tocara, y eso le daba paz a Saúl.  Tu atmósfera, tu ambiente depende de ti, no de lo que los demás hagan.  

  1. Tu actitud.  Específicamente la actitud cuando soluciones problemas.  No es tan solo una buena actitud, sino tu actitud cuando tienes que solucionar problemas.  Hay gente que puede ser optimista, positiva, proyectarse con fe y esperanza, pero les pones un problema de frente y se acabó la buena actitud; los pones a trabajar en una situación, en una dificultad y les cambia la mente, el carácter.  De nada sirve que puedas resolver un problema, si lo haces con una mala actitud.  

11 Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.”  Juan 15:11  

El Señor está diciendo: van a venir problemas, dificultades, pero procura que dentro de todo este proceso, haya gozo y alegría en tu vida.  

  1. La diferenciación.  Tienes que estar dispuesto a hacer las cosas que otros no están dispuestos a hacer.  Tienes que ser capaz de atacar problemas, de resolver o trabajar dificultades que otros no quieren hacer.  La persona que es capaz de enfrentar el problema, sobresale.  

5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”  Jeremías 1:5  

Aquello a lo que Dios te llamó y a nadie más, ese será un factor de diferenciación en tu vida.  A veces, corremos a favor de la corriente, imitando lo que otros están haciendo, sin buscar los lugares diferentes a los que hemos sido llamados a resolver ciertos problemas en particular.  

  1. La adaptabilidad.  Una de las cosas más poderosas que todo empresario puede hacer es adaptarse a diferentes ambientes, diferentes momentos, diferentes épocas y hacerlo rápidamente.  Esa adaptabilidad de saber moverte en los lugares donde estás viviendo, donde te estás moviendo, va a provocar que se abran puertas en tu vida que nunca antes habías visto.  

14 Entonces Faraón envió y llamó a José. Y lo sacaron apresuradamente de la cárcel, y se afeitó, y mudó sus vestidos, y vino a Faraón.”  Génesis 41:14  

José, cuando va a ser llevado donde Faraón, tiene que adaptarse al estilo de vestimenta necesario para estar presente ante Faraón.  El mismo apóstol Pablo nos recomienda que si vamos a algún lugar nunca neguemos nuestra fe, pero que tampoco hagamos cosas que puedan ofender a otros.  Adáptate al ambiente, al lugar para que puedas moverte en ese ambiente de forma correcta.  La adaptabilidad es vital para nosotros los seres humanos, especialmente para los emprendedores, porque es lo que nos permite fluir en diferentes ambientes y lugares.  

  1. Tus conversaciones.  Tienes que aprender que si quieres tener éxito empresarial cada palabra cuenta.  

29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.”  Efesios 4:29  

El apóstol dice: tienes que tener cuidado de lo que vas a decir, cada palabra cuenta.  Cada cosa que vas a hablar, tiene un valor y no lo puedes desperdiciar.  Tus conversaciones son poderosas, tus palabras pueden atar a alguien o desatar a alguien, pueden abrirte o cerrarte puertas.  

  1. La pasión.  No cualquier pasión, sino aquella que te mantiene enfocado, buscando y haciendo lo que tienes que hacer.  

12 Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; 13 y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”  Jeremías 29:12-13  

Vas a buscar a Dios y le vas a hallar, pero le vas a buscar con pasión, dirigido por esa pasión que te mantiene enfocado.  Muchas cosas quieren robarte el gozo, el estímulo, la inspiración divina.  Levántate enfocado en lo que tienes hacer.  

  1. Tu siembra.  Sé un sembrador.  Entiende que todo lo que tú haces es una semilla para el futuro.  El sembrador siempre tiene una expectativa a largo plazo.  

38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.”  Lucas 6:38  

A través de toda la palabra de Dios, el principio de la semilla promete grandes resultados.  Y la semilla no es tan solo dinero, sino también tiempo, amor, comprensión y todo lo que podamos sembrar en la vida de otra persona.  Para prosperar como emprendedor, recuerda siempre que eres un sembrado.  Todo lo que tú haces, las palabras, acciones y finanzas son semillas que estás sembrando para el futuro, para largo plazo.  

5 Comments
  • Nelson García
    Posted at 13:31h, 07 July Reply

    Amén

  • PETRONA
    Posted at 15:19h, 07 July Reply

    AMEN AMEN

  • GLORIA INES LOAIZA
    Posted at 16:01h, 07 July Reply

    Amen. Somos emprendedores para la obra de Dios: bendice nuestro emprendimiento musical.

  • Jhon Mario
    Posted at 18:29h, 07 July Reply

    Amén

  • Oswaldo Monier
    Posted at 14:59h, 08 July Reply

    Gracias Ungido del Señor Ps Otoniel Font por compartir, enseñar, y guiarnos por los caminos del Señor
    Amén 🙏😇🙏🙌🙌🙌🙌

Post A Comment