El Poder de Dios es Suficiente
9565
post-template-default,single,single-post,postid-9565,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

El Poder de Dios es Suficiente

Según las estadísticas, el 73% de los pastores no están preparados para trabajar con los traumas de las personas.  En otras palabras, 73% de las iglesias no están preparadas para trabajar con los traumas emocionales de una iglesia.  No objetamos la estadística, pero estamos en desacuerdo en ese concepto.  El 100% de las iglesias no sabemos tampoco de astronomía porque no es nuestra labor.  De la misma manera, la iglesia no es un lugar para traumas emocionales.  

Tú no puedes ir a la iglesia pensando que es un lugar de psicología o de consejería.  No hay nada malo con que tengamos consejería y psicología, no hay nada malo con que ayudemos al ser humano, pero uno de los problemas más grandes que hoy tiene la iglesia es que hemos perdido la realidad del poder del Evangelio.  Cuando una persona le entrega su vida a Jesús sinceramente y entiende lo que ha sucedido en su vida, la mayoría de sus problemas emocionales se terminan.  

Cuando una persona entiende lo que es ser perdonado, justificado, regenerado, santificado, la mayoría de sus traumas se van.  El problema es que la iglesia lo que tiende a hacer es que la persona pase al frente, le entregue su vida al Señor, y le dicen que ya es salvo, pero entonces la semana siguiente estaremos aquí para lo que necesites, te vamos a ayudar, sin darnos cuenta que ese no es el trabajo de la iglesia.  El trabajo de la iglesia es predicar el Evangelio.  Ese Evangelio, cuando entra en el corazón de una persona, lo cambia para siempre.  El poder de la cruz tiene la capacidad de eliminar todos tus traumas, todos tus problemas emocionales.  

La gente va a la iglesia buscando consejería matrimonial, pero qué más se te puede enseñar dentro de una relación?  Si una persona entiende el poder de la gracia de Dios y lo que significa que Dios le perdonó, nadie le tiene que enseñar a perdonar a su cónyuge.  Porque es tan grande la gracia que recibes, que tú la extiendes a tu cónyuge.  Así que, si un hombre y una mujer saben de qué Dios los libró, de qué les restauró, si entendieran que donde están es por la gracia de Dios y su perdón y su cuidado, porque le entregaste un día tu vida, esa misma gracia tú la extenderías hacia delante.  

Así que más que darte una consejería acerca de cómo hablar -que lo podemos hacer – pero sobre todo, si tú conoces el verdadero Evangelio y conoces lo que ha pasado en tu vida, sabrías cómo trabajar con las situaciones en tu hogar.  

Es triste y doloroso tener problemas con tus hijos.  Incluso pueden estar en tu casa, y estar distantes.  Son como el hermano del hijo pródigo, están en casa pero con mentalidad de esclavitud.  Si tú entiendes que la historia del hijo pródigo es una representación del Padre celestial amándonos a través de su Hijo Jesús, sabrías cómo trabajar con el hijo que se perdió, sabrías qué hacer cuando regrese, y también sabrías qué hacer en tu casa con el que está en tu hogar que tiene esa mentalidad de esclavitud, y tú podrías entender el poder del Evangelio en la vida de tus hijos.  Cuando ves esto tan claro, cuando ves el plan de redención, ahora puedes trabajar con tus problemas.  

Si tú crees que al entregarle tu vida al Señor todavía quedan muchas cosas por trabajar en tu vida, entonces estás diciendo que el poder de Dios no fue suficiente.  

El trabajo principal de la iglesia es predicar el Evangelio, el plan de redención.  Cuando buscamos la serie de mensajes que vamos a predicar, nuestros mensajes giran alrededor del plan de redención.  Lo segundo que predicamos es la humanidad de Jesús, su parte humana; todo el mundo se enfoca en lo divino, en el poder, en la sanidad; nosotros queremos que tú veas la parte humana de Jesús para que sepas cómo trabajar con tu humanidad en esta tierra, con tus emociones, pero desde una perspectiva humana, sin perder de vista la base de la Gran Comisión.  Procuramos, además, predicar principios prácticos, filosóficos de tu vida diaria, para que sepas cómo trabajar con tu matrimonio, por ejemplo.  Pero si la iglesia se basara solo en eso, le quitamos el poder al Evangelio, y lo que haríamos es enseñarte qué hacer, volviendo así a las obras muertas, pensando que es por lo que tú haces que eres libre, sin darte cuenta que es porque eres libre que puedes hacer.  Es una consciencia diferente, y por eso es que tú tienes que tener la consciencia del poder del Evangelio.  

Como iglesia, siempre debemos tener cuidado de no envolvernos en tantas ideas o conceptos de predicar que verdaderamente no traen la libertad que una persona necesita; eso solo lo trae el Evangelio, las buenas nuevas del Evangelio.  Tenemos que preguntarnos si muchas iglesias creen en el poder transformador del Evangelio.  Es más fácil creer que un programa de rehabilitación a drogas puede librar a un hombre, antes que un verdadero arrepentimiento.  Si tú crees que la única manera de que una persona sea libre de las drogas es a través de un centro de rehabilitación, lo que estás diciendo es que lo que predicamos no tiene poder.  Pero un hombre que es confrontado con la palabra de Dios, redargüido por el Espíritu Santo, que conoce el Evangelio y de lo que Dios le ha librado, ten por seguro que tiene el 100% de oportunidad de ser totalmente libre.  

No quiere decir que no haya que dar consejería, que no se pueda buscar ayuda psicológica; sino que lo primero que debes es entender lo que Dios quiere hacer en tu vida, entender lo que es el Evangelio.  De lo contrario, le quitas lo que es el poder transformador de la palabra de Dios.  

En la iglesia se ha infiltrado la idea o el concepto de que la salvación es personal.  Lo grande y lo triste de esa expresión es que tú puedes ser salvo pero el mundo al lado tuyo estar en un infierno, y de qué te sirve a ti ser salvo si el mundo es un infierno.  Es como el que piensa que puede enriquecerse por sí solo, sin ayudar a que otros prosperen; entonces eres rico pero tienes miedo de ponerte un buen reloj, no vaya a ser que alguien te lo robe porque no ha prosperado y cambiado su mente.  Tendrías que entonces irte a lugares exclusivos.  Y hay montones de cristianos que critican a los que viven en lugares exclusivos pero ellos viven en el Evangelio exclusivo: ellos son salvos y no les importa que más nadie sea salvo.  No le hablan a nadie de la salvación; les importa solo que ellos van para el cielo, pero no les importa el hijo del vecino, no hacen ningún gesto para ayudar a nadie, para predicar la palabra del Señor porque la salvación es personal.  Entonces, lo que queremos decir es que la salvación no es colectiva, pero lo que buscas realmente es quitarte la responsabilidad de hacer la gran comisión.  

Puede que te queden décadas en esta tierra, y qué satisfacción habría en ser salvo, irte con el Señor, pero estos cuarenta años hayas vivido en un mundo que no cambió para nada.  ¿Podrías tú realmente disfrutar de tu salvación?  Por eso es que la salvación es más que personal, es una obligación, un mandato, una orden de parte de Dios.  

Cuando una persona se salva personalmente, es el comienzo de tu gran comisión, y debe ser el comienzo de tu deseo de que otro experimente lo que tú experimentas.  Lo que pasa es que la gente que se convierte, como no siempre tienen el verdadero arrepentimiento, todavía están esperando que su vida mejore para ellos poder predicar, para dar testimonio de resultado a otros porque ellos están en problemas.  

Tú tienes que vivir con la seguridad de lo que Dios ha hecho en tu vida, y querer que otro también lo tenga, que otro lo alcance.  La salvación personal es tan solo el comienzo de la Gran Comisión.  

6 Comments
  • Alicia Farías González
    Posted at 12:25h, 04 June Reply

    Amén!! Gloria a Dios! Gracias por compartir esta enseñanza de Dios, que es poder,para transformar nuestras vidas. Dios les continúe bendiciendo grandemente,Pastores Otoniel y Omayra Font..

  • Nelson García
    Posted at 13:23h, 04 June Reply

    Amén así será mi Dios es una bendición el mandato de la gran comisión llevar más personas a tu reino y lo are con agrado

  • juan carlos ojeda cornejo
    Posted at 13:36h, 04 June Reply

    gracias por este mensaje Pastor Otoniel

  • ervin moliNa
    Posted at 22:33h, 04 June Reply

    AMEN AMEN Y AMEN MI SEÑOR

  • Oswaldo Monier
    Posted at 13:45h, 05 June Reply

    Se, ayúdame, fortaleceme en tu palabra y tus caminos para dejar para siempre los malos hábitos que hay en mi y derrama tu precioso Espíritu Santo para poder ser un canal de bendición para mi prójimo evangelizando y llevar tu palabra al más necesitado
    Amén 🙏😇🙏🙌🙌🙌🙌

  • Jhon Mario
    Posted at 19:46h, 07 June Reply

    Amén, Gloria a Dios

Post A Comment