Tus Relaciones, tus Oraciones y la Voluntad de Dios
8807
post-template-default,single,single-post,postid-8807,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Tus Relaciones, tus Oraciones y la Voluntad de Dios

23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26 De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.”  Mateo 5:23-26  

Tus relaciones siempre estorbarán o energizarán tu relación con Dios.  

Tu matrimonio y tu relación con los demás ayudarán o estorbarán en que tu oración sea más efectiva.  Cuando vayas a presentar tu ofrenda, si tienes algo con tu hermano, tienes que reconciliarte con él, vete y arregla, pide perdón.  No es que no estés molesto con alguien; aquí está hablando de un serio problema donde tu corazón y el de la otra persona están sangrando, donde hay una verdadera ofensa.  Las ofrendas se daban y se presentaban; la entregabas, y luego el sacerdote las presentaba por ti.  Y Jesús dice: Entrégala, déjala allí, ve y arregla las cosas con tu hermano, y regresa y presenta tu ofrenda.  Una vez más, para entender la Palabra tenemos que entender el contexto cultural en el que se dijo, para entonces poderlo aplicar a tu vida.  Tu vida de oración, de adoración, de ofrenda, no va a tener efectividad mientras en tu corazón no hayas hecho todo lo posible por corregir una relación.  La pregunta es: ¿Por qué?  

Las ofrendas de las que se habla aquí, eran aquellas por el pecado, las que se presentaban cada cierto tiempo para que Dios perdonara sus pecados.  Aquel sacrificio hacía libre de pecado a la persona por un periodo, y el siguiente año tenía que presentar ofrenda una vez más.  Eso fue lo que Cristo vino a eliminar; la ofrenda del pecado fue pagada de una vez y para siempre; tú no presentas hoy ofrenda de pecados porque esa fue presentada por nuestro Señor Jesucristo, pero en aquellos tiempos se presentaba repetidamente.  Y Jesús lo que estaba diciendo era: Llegó la hora en que no va a bastar el rito religioso porque de nada te va a servir ser libre de pecado por fuera, y estar contaminado por dentro.  

Ahora, hacer la ofrenda ritual para la libertad del pasado no es suficiente.  Ahora Dios va a mirar no tan solo tu trabajo de afuera, sino tu parte interna; y lo grande es que el trabajo de la ofrenda del pecado por fuera ya está paga en Cristo Jesús, pero la parte interna te toca a ti trabajarla todos los días.  

Cuando te presentas ante Dios, eres tú quien tiene que ir y reconciliarte con tu hermano porque de nada sirve que vayas al altar y alabes a Dios, sabiendo en tu corazón que debiste hacer algo para reconciliarte con tu hermano y no lo has hecho.  

La gente siempre dice que Jesús puso las cosas más fáciles, pero él las puso más difíciles.  Era más fácil pecar y dar una ofrenda y que te perdonaran, a dar una ofrenda ahora pero no para librarte del pecado porque él ya la dio, pero tienes que andar libre de pecado por dentro.  En el Antiguo Testamento el adulterio era físico; ahora, aun si miras y deseas a la persona, has adulterado.  ¿Cuál de las dos es más complicada?  No es lo mismo controlarse físicamente, que mental y emocionalmente.  Jesús no lo puso más fácil, sino más difícil, y lo que estaba diciendo era: Hay que tener coherencia entre lo de afuera y lo de adentro.  

Y muchos no se dan cuenta que sus oraciones están siendo estorbadas porque no hay coherencia entre sus acciones y el corazón; y cuando tú estás orando, tú puedes tener una actitud de penitencia y orar, pero Dios está viendo el corazón, Él conoce tus pensamientos, Él juzga lo que hay dentro de ti y sabe si lo que estás diciendo y haciendo va en coherencia con todo lo que estás proclamando.  

Jesús trabajó en aquel tiempo, diciéndoles a los hombres que la reconciliación entre los hombres debe ser primero; no trates de reconciliarte con Dios, si no te has reconciliado con tu hermano; trata de vivir una vida correcta con tu hermano.  Jesús habla, además, de la búsqueda del perdón y perdonar como algo importante para tu vida de oración y devoción con Dios.  Y Jesús estaba hablando de la búsqueda de justicia, que debe ser tu prioridad.  

Tú no puedes decir que tienes una relación verdadera con Dios, si no has buscado como prioridad la justicia, y hacer justicia a aquellos a quienes has ofendido o te han ofendido.  

De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? 2 Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. 3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. 4 !!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 5 ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? 6 Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. 7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. 8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. 9 Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. 10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.”  Santiago 4:1-10  

Otro aspecto que estorba tu oración es cuando no oras conforme a la voluntad de Dios.  

Cuando tú tratas de orar más allá de la voluntad de Dios, tu oración no va a llegar a ningún lugar.  Esto nos lleva a preguntarnos entonces cuál es la voluntad de Dios, y nos dice que antes de orar por algo, deberíamos entonces buscar y conseguir cuál es la voluntad de Dios, para que tu oración sea de acuerdo a ella.  Cuando sabes lo que Dios quiere, sabes por lo que tienes que orar.  

Jesús sabía que Satanás iba a zarandear a Pedro.  Jesús no oró para que eso no pasara porque dentro de la soberanía de Dios, aquello iba a pasar.  ¿Qué oró, entonces, Jesús?  Para que su fe no faltara.  El apóstol Pablo oró tres veces para que le quitaran el aguijón, y Dios le dijo: No, bástate en mi gracia porque mi poder se perfecciona en medio de la debilidad.  Por lo tanto, en ese momento, Pablo tiene que haber cambiado su oración por: Señor, dame fortaleza para vencer esto, para salir de esta situación; dame el control, la paciencia.  Cuando haces esto, oras conforme a la voluntad de Dios.  Esa es una oración poderosa porque ese conocimiento te alinea a lo que Dios quiere, alinea tus palabras a lo que Dios quiere que se logre hacer.  

En 2 Samuel 12, el profeta le dice a David que su hijo va a morir.  Por siete días, David ayunó y oró, y su hijo murió.  David no pudo cambiar el designio y el decreto de ese momento.  Podríamos cuestionar por qué Dios lo permitió, pero hay un punto en nuestra vida donde tenemos que decir como Cristo: Señor, si es posible, pasa de mí esta copa; pero si no, hágase tu voluntad.  

Hay poder en que tú aceptes la voluntad de Dios.  

Si David hubiese conocido de antemano la voluntad de Dios, no habría tenido que pasar aquellos siete días ayunando y en tristeza, sino que pudo haber dicho: Señor, te lo entrego, dame la fortaleza para vencer todo esto.  

En Isaías 38, el profeta le dice al rey Ezequías: Dios me dice que vas a morir.  Y Ezequías se torna contra la pared, y cuando el profeta va caminando, Dios le dice que regrese y que le dé una orden y le diga: Dios te ha extendido quince años más.  Podemos especular por qué pasó esto con Ezequías y no con David.  La orden que el profeta le dio a Ezequías fue: Pon en orden tu casa porque vas a morir.  Y la oración de Ezequías en aquel momento debe haber sido: Señor, un mes no es suficiente para yo poner esto en orden; dame un tiempo para yo poner en orden todas estas cosas.  Y ahora la orden se extiende para que Él cumpla la orden que se le dio en medio del decreto.  Ezequías aceptó que tenía que morir, pero un mes no era suficiente.  Podemos especular esto, entendiendo que la mayoría de las profecías de profetas como Isaías, eran advertencias y no determinaciones finales.  

El profeta decía: Están mal, si siguen por este camino, así es que van a terminar.  Pero era para que la gente cambiara porque, si cambiaban, entonces había otro curso.  Así que, no todas las profecías eran finales y firmes, sino que eran la predicción del futuro por causa de la condición actual de ellos, pero era una oportunidad para que el pueblo se arrepintiera.  Y Ezequías, cumpliendo con la orden, le pide más tiempo a Dios para cumplirla.  Y eventualmente murió.  

Tu vida de oración se vuelve más poderosa, si tú te sometes a la voluntad de Dios.  

Cristo no se hizo más débil cuando se entregó a la voluntad de Dios; se hizo más fuerte.  Débil estaba cuando estaba luchando en contra de la voluntad de Dios.  Botó sangre por la frente por estar luchando con aquello.  Cuando dijo: Padre, hágase tu voluntad; entonces se hizo suficientemente fuerte para vivir todo lo que tenía que vivir, para que Dios le diera la victoria.  

Cuando tú te entregas a la voluntad de Dios, tu vida de oración se alinea en el lugar correcto, y toma un nuevo giro. 

14 Comments
  • Lady Corredor
    Posted at 13:14h, 09 April

    Amén. Lo creó. En El nombre. De Jesús

  • Jazmin Polanco
    Posted at 13:46h, 09 April

    Amén ? me entrego a la voluntad de Dios y entrego mis hijos ? mi casa y toda mi familia ? Amén. Bendiciones para usted y su familia pastor, gracias por compartir la Palabra De Dios ?

  • Alicia Farías González
    Posted at 13:58h, 09 April

    Amén!! Gracias a Dios por su vida Pastor Otoniel,y por está enseñanza,que me permite entender mejor,la frase que muchos utilizan y que es…No entiendo,pero siento que Dios no me escucha….

  • Wiliam Chacon
    Posted at 15:11h, 09 April

    Gracias por esta palabra bendiciones

  • RITA CHAVEZ
    Posted at 17:06h, 09 April

    UNA PALABRA QUE NOS LLEVA A UNA CONFRONTACIÓN PERSONAL, PODEROSA, DIOS LES SIGA USANDO

    • Marivanet
      Posted at 18:30h, 13 April

      Gracias por seguirnos a través de esta plataforma. Te bendigo Rita

  • Oswaldo Monier Bermúdez
    Posted at 17:23h, 09 April

    Amado Padre Celestial, lléname de sabiduría para seguir tus caminos y que se haga tu voluntad para con mi vida
    Amén ???????

  • Carla Rocío Girón Guinto
    Posted at 18:01h, 09 April

    Señor Jesús, que se haga tu voluntad y no la mía. Amén ???

  • Dina Luz Sánchez Ardila
    Posted at 18:38h, 09 April

    Gracias pastor , Dios lo bendiga. Continuamos en conocer más de Dios, esta reflexión me fortalece mucho

  • Marisol Santos
    Posted at 03:09h, 10 April

    Gracias Pastor Por sus consejos, cada día aprendo más de usted , le doy las gracias a mi Dios Por haberlos Puesto en mi camino. DLBm Pastor junto a sus familias.?

  • Gennis Borja Agamez
    Posted at 14:07h, 10 April

    Amén amén amén

  • Clara Valdez
    Posted at 15:13h, 13 April

    muchas gracias, por ver desde este punto que podemos pedir su voluntad y no la nuestra

  • Eglee Rodriguez
    Posted at 13:39h, 14 April

    Gracias Espíritu Santo porque tu pones en mi el querer como el hacer, en el poderoso nombre de Cristo Jesus Amen

  • marttha
    Posted at 19:49h, 26 April

    Amén
    Sr.que se cumpla en mi tú voluntad u propósito por el tú me creaste
    Hágase en mi tú voluntad y no la mía
    Bendiciones Pastor ot