Tu Percepción de Dios y tu Oración
8833
post-template-default,single,single-post,postid-8833,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-14558

Tu Percepción de Dios y tu Oración

13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios. 14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.”  1 Juan 5:13-14  

Cuando hablamos de la voluntad de Dios, es importante entender el concepto de la eternidad.  El apóstol Juan, cuando escribe esto, dice que tú tienes que tener una perspectiva de eternidad cuando oras.  Hay cosas que a veces pedimos porque queremos resolver el problema de ahora, y no estamos viendo lo eterno en nuestra vida y lo eterno de Dios.  Y si algo te va a dar a ti fortaleza en la oración, es entender la soberanía de Dios, la eternidad de Dios, que Él conoce el pasado, el presente y para dónde tú vas.  Así que, tú tienes que tener seguridad de la obra de Él y entender que la vida es más que simplemente el problema que tienes hoy; que hay algo eterno detrás de todo.  

Cuando vemos la Biblia, ese concepto de eternidad es poderoso porque lo eterno es lo que permanece.  La Biblia dice que no miremos las cosas de ahora, que no miremos lo que se ve porque es temporero, sino que miremos lo que no se ve porque esas cosas permanecen para siempre.  

Cuando tú vas a orar tú debes pedirle al Señor que te muestre lo que no ves, lo que no es temporero, lo que es eterno, para que tú puedas tener la confianza y la seguridad de lo que vas a orar.  

Cuando hablamos del poder extraordinario de la oración y vemos todos los versos que nos demuestran que la fe no es la única condición para una oración contestada, sino que es el temor a Dios, un corazón recto, la permanencia, el corregir tu vida; si comprendes todas esas cosas, es importante ahora que entiendas el poder de la redención de Dios.  

Hay tres maneras de mirar a Dios:

  1. El Dios complaciente.  El Dios que complace, que tiene una varita mágica y que cada cosa que tú pidas te la va a dar.  El Dios que lo que quiere es que tú seas feliz, que tú la pases bien, que tengas todo lo bueno.  ¿No es esto correcto?  ¿No quiere Dios lo mejor para ti?  Sí, pero para darte lo mejor no siempre te puede complacer.  Pero si cuando no tienes lo que tú consideras lo mejor, lo que quieres es el Dios que te complazca, no el Dios que está dispuesto a darte lo mejor.  Como padre, complacer a tus hijos no siempre es lo mejor.  Pues igual pasa con Dios.  
  2. El Dios punitivo.  Es el Dios que juzga, que castiga, que viene con juicio del cielo y va a acabar con algunos, que viene con fuego a hacer justicia, a separar buenos y malos, es el Dios que recompensa, pero que castiga, condena, señala, hace juicio.  Quienes ven a Dios así, cada vez que viene un tsunami, un terremoto, hablan del Dios punitivo que está trayendo juicio.  Esto es cierto en un sentido; Dios sí hace juicio porque la única manera de recompensar al que hace bien, es pasando juicio.  Cuando tú mueras, habrá un juicio; vas a la presencia de Dios, o a perdición eterna.  Dios es un Dios que hace juicio.  Pero el juicio más grande que hizo Dios, lo hizo en la cruz del Calvario.  
  3. El Dios Redentor.  Las dos maneras anteriores tienen algo de cierto, pero la verdad más grande está en que tú veas a Dios como un Dios que redime.  Ese es el nivel más grade porque incluye las primeras dos y te hace entender la complacencia y el juicio.  Cuando tú crees que hay un Dios Redentor, tu vida cambia para siempre.  Hay gente que tiene la experiencia de llegar a los caminos del Señor por un problema que les lleva a entregarle su vida al Señor.  El problema es que, cuando tú le sirves a Dios porque Él te resuelve el problema, cuestionas dónde está Él cuando tienes problemas, sin darte cuenta que Dios no siempre te va a librar de los problemas porque, de la misma forma que sacó a Enoc e hizo que no viera muerte, no lo hizo con Noé, quien tuvo que pasar el diluvio.  Así que hay veces que Dios te libra y otras que tienes que hacer un arca porque si no te ahogas; hay veces que tienes que caminar en el desierto y Dios no siempre te va a complacer.  El problema de muchos cristianos es que, al ser esa la entrada a su relación con Dios, basan su relación con Él en sus circunstancias naturales y no en su condición espiritual.  Se requiere de que estudies mensajes como estos para que tú entiendas la realidad de lo que pasó el día que tú le entregaste tu vida al Señor, que no fue la solución de un problema.  Hay personas que llegan a los caminos del Señor de otra manera: su corazón oye al Espíritu Santo y se dan cuenta que sin Dios nada somos, y entendemos que a través de Jesús, la separación que había, se fue.  Es el día que tú realizas que tú eres humano, realizas tu condición humana, lo corrompido de tu corazón.  Quienes nacen y son criados en hogares cristianos y son bien portados, necesitan también redención pero en sus consciencias.  Porque no es lo mismo orar con consciencia de redención, que con consciencia de que Dios te tiene que complacer o recompensar y castigar a otro.  Tú no puedes comparar el poder de la oración de una persona que conoce el poder de redención.  

En el contexto más amplio, Dios a través de Jesús redimió a la humanidad.  Ya Cristo pagó el precio por ti en la cruz del Calvario.  Jesús redimió al primer Adán, pagó el precio y ahora la humanidad tiene acceso a la redención.  Y la única manera en que tú puedes creer que Dios puede tornar algo malo en bendición, es entendiendo que Él es el Dios Redentor.  

La única manera que tú puedes creer que de la pandemia Dios puede sacar algo grande, es entendiendo el poder de redención de Dios: el poder de hacer que las cosas viajas terminen, y renovar las nuevas para que obren para bien.  

Por supuesto, la redención de las cosas naturales no se compara con la redención de la humanidad en cuanto a importancia y profundidad; pero tienes que entender que Él es el Dios que redime, restaura, transforma.  Dentro de la redención, hay juicio; Jesús no podía redimir la humanidad si alguien no pagaba el precio, así que aceptó él el castigo.  Cuando tienes hijos, no puedes ser ni muy complaciente ni muy punitivo, pero tienes que ser redentivo.  Cuando comete un error, paga parte del precio, tú pagas la otra parte y arreglan las cosas si se corrigen.  Los padres redentivos tienen más posibilidades de llevar a sus hijos a un buen lugar que aquellos que son solo complacientes o punitivos.  

Un padre redentivo es el padre del hijo pródigo, que fue capaz de redimirlo a su estado normal, sin justificar lo que hizo.  No salió a buscarlo; dijo: Tiene que aprender; cuando vuelva en sí, va a regresar; y cuando regrese, yo lo voy a redimir, lo voy a devolver a su estado original.  

Hay veces que tus hijos toman decisiones y, con dolor en el alma, tú tienes que verlos desde lejos, y por más sentido de papá y de mamá de querer ir a buscarlos, tienes que dejarlos que pasen por la experiencia.  Y cuando llegan, no pueden ver el papá o la mamá complaciente ni punitivo, sino el redentor, el que hace el balance entre la complacencia, el juicio y la restauración, habiéndoles enseñado las consecuencias de sus acciones.

9 Comments
  • claudia beltran
    Posted at 12:58h, 14 April

    gracias Pastor , he ido comprendiendo un poco mas del poder de la oración , no solo esperando la respuesta sino a través de ella , le estamos diciendo al Señor Jesucristo que confiamos en EL , en sus promesas, en su poder y definitivamente en la eternidad con El.

  • Maria Eugenia Moreno Vera
    Posted at 13:30h, 14 April

    Así es palabra de verdad bendiciones

  • Juan B. Sánchez
    Posted at 14:09h, 14 April

    Tremenda Bendición está palabra Pastor Gloria a Dios y Bendiga su Vida con su Familia y su ministerio

  • Alicia Farías González
    Posted at 14:25h, 14 April

    Amén!!. Gracias a Dios por su vida Pastor Otoniel,porque sus enseñanzas edifican nuestras vidas, Dios le continúe bendiciendo grandemente

  • Maryori
    Posted at 14:35h, 14 April

    Amén gloria a Dios

  • Dina Luz Sánchez Ardila
    Posted at 14:48h, 14 April

    Guauuuu cuánto aprendí hoy. Gracias Pastor Dios lo bendiga ??

  • Edilsa
    Posted at 16:52h, 14 April

    WAO. SORPRENDENTE GRACIAS MUCHAS GRACIAS. BENDICIONE PASTOR OTONIEL . POR TANTA REVELACION

  • Oswaldo Monier Bermúdez
    Posted at 00:11h, 15 April

    Lléname de disernimiento y sabíduria para seguir tus caminos de misericordia y amor Amado Padre Celestial, hazme ser una mejor persona, como tú quieres que sea, alejándome de todo mal pensamiento y pecado
    Amén???????

  • Clara Valdez
    Posted at 14:43h, 19 April

    gracias