Paz en tus Finanzas
8496
post-template-default,single,single-post,postid-8496,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Paz en tus Finanzas

Cinco ideas, pensamientos que te van a ayudar a tener paz financiera.  No se trata de la paz que se supone sientas cuando tienes dinero en el banco, sino de la paz financiera a través del espíritu, de tu mente, cuando tus pensamientos están ordenados por Dios y estás en el lugar correcto, en la hora precisa, en esa atmósfera espiritual donde, realmente Dios puede obrar en tu vida y darte tranquilidad.  Para poder experimentar esa paz, debes conocer ciertas claves.  

Tener finanzas no te asegura tener paz en tu vida.  La Biblia lo habla en varios versos, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.  Vemos varias personas que llegaron a tener libertad económica tangible, pero no tenían paz, descanso en su corazón.  Pero tú puedes experimentar paz económica, tengas o no lo que quisieras o necesitas en el banco.  Si logras hacer eso, cuando no tienes, puedes descansar y tener paz; y cuando tienes, no confías en el dinero y las riquezas, sino que descansas y confías en tu Dios.  

¿Cómo puedes tú obtener paz financiera?  Cuando hablamos de paz financiera, hablamos de ese estado espiritual, emocional, interno, donde podemos descansar y tener tranquilidad.  El tener dinero en una cuenta de banco o el no tenerlo, provoca ciertas emociones; tristeza, ansiedad, alegría.  Tener o no tener en la cuenta de banco lo que necesitamos, puede provocar tristeza al que no tiene, pero también puede provocar tristeza al que sí tiene.  La realidad es que el estatus económico, aunque tiene una gran influencia, no lo es todo en la vida.  Jesús mismo nos advirtió de eso.  Nos explicó la parábola de un hombre que pensó haber prosperado, aumentado, y quería graneros más grandes y diría a su alma que tuviera paz y descanso.  Pero a esto, el Señor dice: Pobre de ti, hoy vienen a llevarse tu alma.  No es que fuese a morir, sino que por tener su confianza puesta en las riquezas, su alma perecería.  

Para lograr la paz interior:

  1. Reconoce a Dios como tu proveedor.  Es él quien te suple.  Si no reconoces que es Él quien provee para tu vida, siempre estarás buscando respuesta en los lugares incorrectos.  Cuando tienes dificultades económicas y no ves a Dios como proveedor, buscas y confías en los hombres, buscas alternativas incorrectas, te metes en deudas, cuando lo que debes es aprender a confiar en Dios.  De la misma manera, cuando una persona tiene dinero, si su confianza está puesta en las finanzas que tiene, en sus recursos, cualquier cambio en esos recursos provocará inquietud, ansiedad, desesperación, y no pueda tener la paz que tanto necesita.  

19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”  Filipenses 4:19  

  1. Aprende a tener relaciones donde exista la lealtad y el honor, no tan solo hacia ti, sino hacia Dios.  Uno de los efectos más devastadores en la vida de una persona cuando no tiene relaciones correctas, es en el área económica.  Cuando alguien se divorcia no sale en mejor posición económica que cuando estaba casado.  En el divorcio hay división y pérdidas.  Cuando un negocio se rompe por una mala sociedad, se destruye.  En ocasiones, la familia se destruye por motivos de herencias.  Por eso, si quieres paz financiera, rodéate de gente fiel a Dios y fiel a ti; que sea gente de carácter.  Entonces, podrás experimentar paz en tu vida.  
  2. Ten fama o reputación de ser alguien que solucione problemas.  Si tú quieres paz financiera en tu vida, la gente te tiene que ver a ti como alguien que es solución y no como un problema.  Tienes que ser una persona que ayude a los demás a resolver problemas.  La persona que es capaz de tener esa agilidad de solucionarles los problemas a los demás, si tienes ese enfoque, siempre habrá demanda para esa gracia que cargas en ti.  Personas capaces de resolver problemas, que tienen ese enfoque, que todos los buscan sabiendo que en ellos encontrarán soluciones, esa persona siempre tendrá oportunidades económicas, financieras, que le abrirán puertas y le darán esa paz económica.  
  3. Aprende a cultivar autoconfianza.  Una de las razones por las que se pierde la paz es porque se pierde la confianza en las capacidades por causa de fracasos pasados.  Tienes que tener confianza en ti de que tú puedes vencer la dificultad y tomarla como una oportunidad.  La persona que no tiene esa autoestima no podrá tener paz económica porque siempre estará esperando que la respuesta venga de afuera, y se sentirá incapaz de poder trabajar.  

3 Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, 4 siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros, 5 por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; 6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;”  Filipenses 1:3-6  

Tú tienes que estar persuadido que en ti está lo necesario, lo requerido para poder vencer el problema, la dificultad que estás experimentando.  Esto te va a dar paz económica en tu vida.  

  1. Permite que el Espíritu Santo dirija cada una de tus decisiones.  No te dejes guiar por lo que otros dicen.  Obedece a Dios.  El Espíritu Santo está ahí para darte instrucciones precisas, claras que te llevan a actuar de manera precisa y tomar las decisiones que te van a llevar a salir de tu dificultad.  Hoy es un buen día para comenzar a tener esa relación con Él de manera que puedas descansar y tener confianza de que llegarás a ese lugar económico tan importante que necesitas.  
1 Comment
  • NELSON RAFAEL GARCIA
    Posted at 08:22h, 08 March Reply

    Amén Espíritu Santo abro las puertas de mi vida de la vida de mis hijos de mi casa para que seas tú o Santo Espíritu guiándonos en todos nuestros caminos y en todo lo que emprendamos

Post A Comment