Que Aguanten Presión
8281
post-template-default,single,single-post,postid-8281,single-format-standard,bridge-core-2.1.2,ctct-bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Que Aguanten Presión

En una ocasión, una mujer derramó un pote de perfume de alabastro a los pies del Maestro.  Allí estaban Simón y Judas, el primero movido por las apariencias; el segundo, por el dinero.  Pero aquella mujer era movida por amor, por su agradecimiento.  Hay diferencia entre querer y deber.  La iglesia no hace las cosas porque debe, sino porque quiere; las hacemos porque la fuerza que nos mueve no es la opinión de los demás ni tampoco el dinero.  No somos como Simón, buscando quedar bien delante de los demás ni estamos como Judas, pendientes a lo que otros hacen o dan, a lo que otros tienen o no.  Como la mujer del pote de alabastro, estamos agradecidos de que hemos sido perdonados, que cuando nadie nos amó, Dios nos amó.  

Si tu vida les pone presión a otros, que aguanten presión; pero no dejes de hacer lo que quieres hacer porque tú sabes quién te perdonó, limpió tus pecados para darte vida y llevarte a tener la libertad que de ninguna otra manera hubieras obtenido.  

Pero así hay gente pendiente a lo que tú haces con tu dinero, y gente pendiente a las apariencias.  Los Caín no soportan a los Abel porque cada vez que tú tienes un Abel a tu lado, te pone presión.  Cuando alguien trabaja una hora extra, te pone presión.  Cuando alguien entra más temprano, te pone presión.  Este ministerio, pone presión.  Por eso quieren competir, por eso hablan mal; porque ponemos presión.  Todo lo que hacemos, decimos, proponemos, les pone presión; y muchos terminan haciendo cosas porque creen que deben hacerlas, sin darse cuenta que los resultados que tenemos es porque no hacemos las cosas porque debamos hacerlas, sino porque queremos hacerlas; y queremos porque hay una fuerza que nos mueve, y la fuerza más grande es el agradecimiento de la libertad de nuestros pecados.  Nuestro Señor Jesucristo nos amó como nadie nos ha amado.  

Una de las razones por las que nos quedamos paralizados es porque la gente que hace las cosas porque quieren, y tienen resultados, nos ponen presión.  Pero tú no puedes ceder a la presión, sino hacer las cosas porque quieres hacerlas porque son las que te traen resultado, aunque seas tú quien le ponga presión a la gente.  

Cada vez que el ángel bajaba, debía ser un aliciente a la situación de aquel hombre que llevaba treinta y ocho años allí.  Debía ser una fuente de inspiración porque le mostraba la posibilidad de lo que podía ser.  Cada vez que el ángel bajaba, le mostraba la posibilidad de caminar y hacer muchas cosas con su vida.  

Dios siempre te va a dar pequeñas muestras de lo que puedes llegar a ser.  El problema es que mientras Él nos sigue mostrando lo que podemos llegar a ser, lo tomamos como una fuente de frustración, y no de inspiración.  Y ahora, el ángel nos pone presión, en vez de inspirarnos a levantarnos y a caminar.  Todos, en algún momento, hemos tenido posibilidades de lo que podemos tener y alcanzar; la vida te ha dado sorpresas que te han mostrado que puedes alcanzar algo más grande.  Jamás pensaste que tendrías un cheque de diez mil dólares, pero un día te ganaste un bono de esa cantidad; y ahora te das cuenta que, si te lo ganaste un día, eso está disponible allá afuera, y que ya tú estás en ese nivel.  Pero la frustración es que ahora ese cheque lo ves nada más de tiempo en tiempo, y cuando lo ves, te sientes frustrado.  En vez del ángel inspirarte a ser todo lo que tú pudieras ser, lo que hace es que, en tu mente, te lleva a paralizarte, a detenerte, a encerrarte y quedarte diciendo: Eso que veo que puedo ser, no es para mí.  Te limitas.  

El ángel siempre te va a visitar porque Dios nunca se va a cansar de dejarte saber que hay algo más grande para tu vida.  Dios nunca va a dejar de mostrarte que tú puedes ser sano, que te puedes levantar, que puedes prosperar, que a pesar de la dificultad, puedes seguir hacia delante.  La religión hace un ministerio para sentirse bien, para decirle al que está sentado: Dios te creó así, Él te quiere así; hay un ángel, pero ese ángel no es para ti.  Igual de paralítico está el que alimenta la parálisis de otro, que aquel que está paralizado; porque el que alimenta la parálisis de otro, lo hace para satisfacer su culpabilidad y su condenación del progreso que tiene en su vida, sin darse cuenta que el progreso es resultado de haber hecho algo que otros no han hecho, porque quisieron en un momento dado, pero tu meta no es ir al estanque y dejar la gente allí sentada, sino sacarla de aquel lugar, decirles: Levántate, toma tu lecho y camina.  

De este ministerio siempre vas a oír: Levántate, toma tu lecho y anda.  Sal y camina, trabaja, prospera, progresa, ayuda, cambia la vida de alguien, haz lo que tienes que hacer, muévete hacia el futuro.  No te vamos a pasar la mano.  Te vamos a incomodar.  Todos los días aquí baja un ángel a decirte que hay algo más poderoso para ti.  Tú puedes salir de la depresión, de la tristeza, hay futuro para tu vida.  Aquí hay una palabra que te dice: Hay uvas grandes esperándote en la tierra prometida; atrévete a enfrentar los gigantes, a salir a luchar una semana más, a trabajar, a perseguir tus sueños.  Si ya lo intentaste, intenta de nuevo.  Levántate, toma tu lecho y camina aspirando a las cosas nuevas que Dios tiene para ti.  

Que en ti se levante el deseo de emprender el camino más grande de tu vida.  Permítele a Dios llevarte a un lugar que ya tú has visto porque, si ya lo has visto, es porque está disponible para ti.  ¿Qué te detiene?  ¿Qué te hace moverte para atrás?  Hoy es el día de decir: Lo voy a alcanzar, lo voy a lograr.  Muévete hacia el futuro, hacia el mañana; prospera, progresa.  

¿Por qué te resignas a tu situación?  No se trata de tener de más.  Se trata de que aspires a más, y que seas lo mejor que tú puedas llegar a ser en tu vida.  Dios no te creó para que seas mediocre.  Levántate, toma tu lecho y anda. Todos tenemos un lecho donde estamos paralizados.  Lánzate, atrévete.  Tu futuro está ahí, delante de ti.  

11 Comments
  • Marìa del Carmen Gonzàlez Pèrez desde Venezuela
    Posted at 08:39h, 13 January Reply

    Amen!!!gracias pastor por esta poderosa enseñanza!!!Dios lo bendiga màs!!!

  • HUGO FERNANDO ALDAZ VEGA
    Posted at 08:50h, 13 January Reply

    AMEN

  • Jhoan torres
    Posted at 10:06h, 13 January Reply

    Muchas gracias por tan bella palabra. Dios les bendiga.

  • Diego Fabián Silva Murcia
    Posted at 11:15h, 13 January Reply

    Amen Gloria a Dios

  • NELSON RAFAEL GARCIA
    Posted at 11:17h, 13 January Reply

    Amén así es así aré gracias Señor por ayudarme a levantarme cargo mi lecho y andaré

  • Alicia Farías González
    Posted at 11:21h, 13 January Reply

    Amén, amén, Bendiciones Pastor, palabra que mueve,e inspira,

  • Rocio Contreras
    Posted at 11:22h, 13 January Reply

    Wow Gloria a Dios , ciertamente Dios me acaba de hablar , que me levante que salga de la depresión y siga que nunca me va a dejar y siempre me va a ví citar para ayudarme !

  • fredis soliz
    Posted at 11:29h, 13 January Reply

    AMÉN 🙏🙏🙏
    ME LEVANTARE DE MI LECHO E IRE POR LA CONQUISTA DE AQUELLO QUE DIOS DESEA DARME HOY Y SIEMPRE.
    LE QUIERO AMAR Y ADORAR A MI DIOS. EL SEÑOR ES MI TODO.
    EN UN MOMENTO QUE ME EH SENTIDO TRISTE Y DECAIDO ESTAS PALABRAS AMADO PASTOR A VENIDO A DARME ALIENTO, A DARME VIDA.
    JEHOVA ES MI PASTOR Y NADA ME FALTARA. 🙏🙏🙏

    BENDICIONES PASTOR!

  • Nairobis Jauregui
    Posted at 08:42h, 14 January Reply

    Gracias pastor, me levanto y sigo adelante con la bendición de Dios, el pasado no me detiene ni los pocos resultados q he tenido, vuelvo a insistir y lo vuelvo a intentar. La tierra prometida me espera, con la bendición y la dirección de Dios todo es posible..el abre puertas que nadie cierra…. Alabado seas mí Dios….

  • Carla Rocío Girón Guinto
    Posted at 18:02h, 14 January Reply

    Amén, dame las fuerzas, la sabiduría, la inteligencia y la creatividad de ser mejor mi trabajo y que salga victoriosa, prospera y bendecida para ayudar a mi familia y ayudar al que ocupe. Amén 🙏🏼

  • Alberto Martinez Saldaña
    Posted at 09:57h, 03 February Reply

    Impresionante….. Lo estoy repasando y en vdd aprendo nuevas cosas..les bendigo Pastores

Post A Comment