A la Mesa, con Jesús
6951
post-template-default,single,single-post,postid-6951,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

A la Mesa, con Jesús

Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.”  Lucas 19:5-7  

Jesús le dice a Zaqueo que descienda, y después le dice: Me es necesario posar en tu casa.  Ahora era una necesidad de Jesús ir a su casa.  Zaqueo no tan solo era publicano, sino el jefe de los publicanos, visto por todos como el más malo; y Jesús le dice: Desciende, estoy contigo y voy para tu casa.  

Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.”  Lucas 19:8  

Hubo una revelación en la vida de Zaqueo, una revelación que surgió en su casa, sentado en la mesa, con Jesús.  Y todos veían lo que habría de suceder.

Hoy Jesús se ha sentado en tu mesa.  Y hay un montón de gente pendiente a lo que va a suceder.  

Sabemos que Zaqueo estaba sentado porque dice la Biblia que poniéndose en pie, tuvo aquella gran revelación de devolver cuadruplicado todo lo que había quitado; la mitad de sus bienes la iba a repartir.  Los procesos de todo el mundo comienzan en el banco de los publicanos, en las alturas de un árbol, pero se perfeccionan y se hacen completos en la mesa, y en la mesa con Jesús.  

La mesa representaba un tiempo de celebración, pero no cualquier celebración, sino la de una persona importante que se sentaba en esa mesa, era la celebración de una persona escogida.  En aquel momento, lo que Zaqueo buscaba era que Jesús fuera celebrado.  En el instante en que Jesús fue a casa de Mateo, Mateo lo que tenía que procurar era que Aquel que era más grande que él, fuera celebrado.  En aquel instante en la mesa estaba este hombre, sin saber que espiritualmente estaba sucediendo algo más.  Espiritualmente, lo que implica estar sentado a la mesa, es que hay un tiempo de intimidad.  

Cuando vas a compartir con amistades o tienes alguna reunión, ¿a dónde vas?  A la mesa.  No hay aniversario, cumpleaños o boda en que no hayan mesas.  No hay un tiempo de celebración, que no haya una mesa.  Donde se celebran cosas de la intimidad es el lugar de completar los procesos.  

Lo que pasa es que, cuando llega Jesús a nuestras vidas, pensamos que es él quien se sienta a nuestra mesa.  Somos muy ávidos en celebrarlo, en reconocerlo, en decir: Qué bueno que estás en mi mesa; todo esto es para ti.  Pero lo que sucede es que, cuando Jesús llega a la mesa, es todo lo contrario: Ahora la mesa no es tu mesa, es la mesa de Jesús.  Y ahora es Jesús el que se sienta a tu mesa, haciéndola su mesa.  Esto fue lo que entendió el salmista cuando dijo: Aderezas mesa delante de mí, en presencia de mis angustiadores.  

Tú piensas que eres tú quien prepara la mesa, pero es Dios el que prepara una mesa para ti, porque cuando Jesús se sienta en tu mesa, él la hace su mesa y comienza a celebrarte: Qué bien hiciste, Zaqueo, al treparte en un árbol para alcanzar a verme; qué bien hiciste, Mateo, que dejaste todo para seguirme.  Comienzas a tener un tiempo de intimidad donde hay celebración, reconocimiento, un tiempo donde ahora tú te haces escogido, importante.  ¿Por qué?  Porque ahora sabes que no es tu mesa, sino la mesa de Jesús; ahora sabes que Jesús, un amigo de pecador, va contigo hasta el final, hasta sentarte en la mesa, hasta que se cumpla el propósito, hasta que tú te pongas de pie y digas: Voy a dejar lo que estoy haciendo, y voy a hacer esto porque esto es lo que Jesús quiere que yo haga.  Y eso es lo que te trae gloria, lo que hace que haya celebración de parte de Dios para tu vida.  

No es tu mesa, no es tu vida, no es tu casa; ahora es la casa de Jesús.  No es tu matrimonio, es el matrimonio de Jesús.  Y dirás: Pero es que es muy fuerte lo que estoy pasando.  Y yo te digo: Siéntate a la mesa, y deja que Jesús te celebre.  Deja que te celebre tus pequeños pasos, que celebre que te subiste al árbol, que bajaste gozoso, que le dejaste entrar a tu casa.  Las cosas no van a ser igual; no pueden serlo.  

Un amigo de pecadores está dispuesto a llevar la crítica, las cargas que otros no quieren llevar.  Y eso fue lo que hizo Jesús; y lo hizo por una sola razón…  

19 El Hijo del Hombre,[a] por su parte, festeja y bebe, y ustedes dicen: “¡Es un glotón y un borracho y es amigo de cobradores de impuestos y de otros pecadores!”. Pero la sabiduría demuestra estar en lo cierto por medio de sus resultados».”  Mateo 11:19 (NTV)  

Jesús se mostraba amigo de pecadores por los resultados.  

Todo lo que tú haces por ti y por otro es por todos los resultados que puede traer.  Tú no te muestras amigo de pecador porque sí; no haces que la gente descienda del árbol para caminar con ellos, meramente por caminar.  Tú lo haces por los resultados.  Tú le sirves a Dios por los resultados.  Y no se trata que dependas de los resultados, pero va a haber resultados.  Congregarte trae resultados, diezmar y ofrendar trae resultados, ayudar a otros trae resultados, decidir que Jesús se siente a tu mesa, haciéndola suya, trae resultados.  

Oro por que tú puedas ver los resultados del cielo en tu vida, al mostrarte amigo de pecadores; y cada día permitas que, aún en tus fallas, otro te ayude.  Tú ayudas, y te ayudan; tú estás con alguien, y alguien está contigo.  Eso es lo que creemos como iglesia, y lo que declaramos sobre tu vida.  

16 Comments
  • Marlin de Mazariegos
    Posted at 09:07h, 11 May Reply

    Amén, que la gloria de Dios sea manifestada también en mi vida y en la vida de mi familia, necesito de Dios cada día.
    Muchas gracias, Hno. Pastor Font,, por compartir este mensaje bien edificante a mi vida. Dios le bendiga y le siga usando siempre para el ensanchamiento de Su Santa Obra.

  • Maritza Parada
    Posted at 10:06h, 11 May Reply

    Asi es como debemos entender que Jesus viene a nuestras vidas, te necesito y que Dios los bendiga por esta hermosa labor que hacen en cada platica.

  • Mirtha Yaneth Valencia Solarte
    Posted at 10:18h, 11 May Reply

    Muchas gracias por la palabra. Cada día se aprende a edificar nuestras vidas con valores sólidos, ya que Jesús es nuestro simiento.
    Dios les bendiga rica y abundantemente.

  • Carolina
    Posted at 10:48h, 11 May Reply

    Gracias pastor Fond por esas palabras. Necesito llenarme más del espíritu Santo. Amen

  • Annery ybarra
    Posted at 11:27h, 11 May Reply

    Amen muchas bendiciones pastor Dios le multiplique grandemente por tomar un tiempo para honrarme con esta palabra que llena y llega cuando mas la necesito de verdad anhelo a jesus en mi mesa necesito ver resultados en mi vida y mas de su presencia la gloria sea para Dios
    Declaro sobreabundancia a su vida y a su familia bendiciones

  • Dinorah Echevarria
    Posted at 11:59h, 11 May Reply

    Hago esta palabra mía , Dios los bendiga, necesito oración por mi hijo que está pasando por momentos difíciles, pido para todos mis hijos pero muy especialmente por Génesis y Jafet. Dios les continué bendiciendo.

  • Belkis
    Posted at 13:44h, 11 May Reply

    Buenas tardes Pastor Otoniel Font. Amén. Me encanta seguir todo lo que publicas, porque sé que es un nuevo aprendizaje para quienes te leen. Cada día me siento más enamorada de Jesús. Cada día el me busca, me llama, no permite que me aleje de su presencia. A pesar que algunas circunstancias han sido difíciles para mí, sigo aferrada en la idea que Jesús está celebrando en mi mesa para mí.

  • MARTHA LUCIA HERNANDEZ
    Posted at 13:50h, 11 May Reply

    AMEN Muchas gracias por esta palabra que nos edifica y que Dios sea nuestro guiador gracias Dios por que eres la fuente de nuestras vidas a ti sea la gloria Aleluya Amen

  • María Vega
    Posted at 17:30h, 11 May Reply

    Gracias por la enseñanza. Si el pueblo de Dios entendiera la bendición que hay en diezmar y ofrendar, pero cómo van a saber si
    no lo hacen. He diezmado y ofrendado por más de 40 años y el Señor ha cumplido su palabra “abriré las ventanas de los cielos
    y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” Malaquías 3:10. Hoy con esta pandemia por el coronavirus, puedo
    testificar que nada nos ha faltado y hemos podido ayudar a otros en necesidad.
    Pueblo de Dios. Prueben al Señor con sus diezmos y ofrendas.

  • Oswaldo Fidel Monier Bermúdez
    Posted at 22:16h, 11 May Reply

    Bendita sea la palabra del Señor
    AMÉNN 🙏😇🙏👏👏👏👏

  • Wiliam Antonio Chacon Vargas
    Posted at 23:19h, 11 May Reply

    Amén y entiendo propósito en mi vida

  • SILVIA H. GÓMEZ
    Posted at 20:15h, 13 May Reply

    Amén. Bendiciones

  • Nairobis Jáuregui
    Posted at 20:33h, 16 May Reply

    Gloria a Dios…….

  • Martha cecilia giraldo
    Posted at 10:27h, 18 May Reply

    Gracias por estos mensahes que bienen para edificacoon en nuestras vidas.
    Dios les continue bendiciendo

  • Tomas Yat
    Posted at 12:30h, 18 May Reply

    Maravilloso es Jesus. A El sea toda la Gloria y toda la Honra
    .

  • MILAGROS PEÑA
    Posted at 12:03h, 21 May Reply

    GLORIA AL REY. RECIBO, DECLARO Y DECRETO ESTA PALABRA EN MI VIDA, EN EL PODEROSO NOMBRE DE JESUS, AMEN

Post A Comment