Pabellón de la Fe, 00987 Carolina, Puerto Rico • Tel:+1 787-321-8888

Dios No se Olvida

Jehová te oiga en el día de conflicto; El nombre del Dios de Jacob te defienda.  Te envíe ayuda desde el santuario, Y desde Sion te sostenga.  Haga memoria de todas tus ofrendas, Y acepte tu holocausto.”  Salmos 20:1-3 

David iba a guerra, y ningún rey lo hacía sin presentarse primero ante Dios.  Al final del salmo, vemos la diferencia entre el ejército del mundo y el de Israel: Estos confían en carros, y aquéllos en caballos; Mas nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria.  Quizás no tenían los recursos que tenía el ejército contrario, y aunque los tuvieran, su confianza no estaba en su capacidad militar, sino en que el Dios Todopoderoso a quien servían les daría la victoria.  Tú nunca debes ir a batalla considerando solo tus recursos; la preparación es necesaria, pero más importante es la confianza de que el Dios al que tú le sirves te va a dar la victoria, aunque tus recursos sean menores que los del mundo.  David peleó contra Goliat, que tenía todo un armamento, lanza y espada; con una piedrecita y una onda fue suficiente porque una piedra ungida vale más que una espada grande.  Israel nunca dependió de grandes ejércitos.  Dios envió a Gedeón con trescientos, y fue más que suficiente para tener la victoria.  Abraham salió con trescientos dieciocho, y tuvo una gran victoria.  Para sacarlos de Egipto, Dios no levantó un gran ejército; mandó a la familia a sentarse a la mesa, y se encargó de darles una grande victoria.  Cuatro leprosos iban caminando, y el ejército de Dios iba con ellos, espiritualmente hablando, de manera que el ejército contrario oyó un estruendo que le hizo salir huyendo.  Dios no necesita grandes recursos para darte grandes victorias; Él necesita que tú tengas la confianza de que, en el día malo, tú vas con Aquel que puede darte la victoria por encima de todo. 

Este salmo hace referencia, no al Dios de Abraham ni de Israel, sino de Jacob.  Dicen estudiosos que el salmista hace referencia al momento que, en Génesis 35, Jacob recordó que Dios lo había ayudado en su día malo.  Otros dicen que es porque, dentro del linaje de Abraham, Jacob fue quien cometió más grandes errores; vemos sus defectos y debilidades, y a pesar de ellos, Dios cumplió su palabra con él.  El mensaje del salmista es que, cuando tú vayas a batalla, no estés pensando en que no eres perfecto; el Dios al que tú sirves no está buscando tu perfección para darte victoria; Él lo que está mirando es tu fe en medio de tu problema, de tu conflicto; y si libró a Jacob del día malo, también te puede librar a ti. 

El salmista dice: Haga Dios memoria de tus ofrendas, de tus holocaustos, y venga a ti ayuda desde el santuario.  Si algo debes asegurar es que, cuando llegue el día del conflicto, haya suficiente memoria en Dios de tus ofrendas.  Mucha gente ofrenda cuando ya ha llegado el día malo.  Dios hace milagros por esa gente por misericordia, pero aquellos que hemos aprendido a vivir una vida de sacrificio, de esfuerzo a Dios en todo sentido, nuestra cuenta está llena lo suficiente para en el día malo retirar de ella lo que necesitemos.  Tus ofrendas no te evitan el día malo, pero en el día malo te dejan saber que pronta repuesta viene para tu vida porque Dios no se olvida. 

Tú debes vivir por la semilla, la ofrenda que tú das; que tú puedas decir: Señor, tú sabes que yo he ofrendado, he diezmado, te he servido; mis ofrendas han llegado ante ti.  La Biblia dice que se acordó Dios de las oraciones y ofrendas de Cornelio y le mandó respuesta.  Cada vez que te presentas ante Dios con tus diezmos y ofrendas, suben delante de Él como un memorial, y tú puedes retirar de esa cuenta en tu día malo.  El pueblo de Israel sabía que su victoria no venía de los carros que tuvieran, sino del santuario; decían “que venga la victoria desde Sion, se acuerde Dios de mis ofrendas y holocaustos, y de allí venga la respuesta”.  Tu victoria no va a llegar por tu título, sino porque tú te presentas ante el Señor y desde Sion vienen el favor, la gracia, la unción y el poder que tú necesitas para tener victoria.  Presentarte ante el Señor marca la diferencia en tu vida.  Otro puede tener mejor título que tú, mejor contacto, pero tú vas en nombre del Todopoderoso; ayuda va para tu vida desde el santuario para darte la victoria. 

Ningún rey iba a batalla sin ir ante Dios primero; ofrendaban, adoraban, y entonces salían.  El rey sabía que, si iba a reclamar victoria, tenía que hacerlo primero en el altar.  La batalla más grande se gana en el altar.  Allí tú no juegas ni recibes palabra de motivación; en los aires hay una batalla por el dominio de tus pensamientos, de tu mente, de tu familia; y cada vez que tú te presentas ante Dios y le adoras, dice la palabra que tu Padre que te ve en lo secreto te va a recompensar en público.  En la casa de Dios comienzas la batalla, es ahí que tus pensamientos y tu vida se alinean, y Dios te da la seguridad para tú seguir hacia adelante.  Tu ayuda no viene del banco, del gobierno, de contactos; tu ayuda viene del santuario, y de que Dios se acordó de cada ofrenda, cada holocausto que tú has hecho ante Él.  Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta; y Él ha prometido acordarse de toda buena obra de tus manos. 

Cada mañana, dile a Dios: Haz algo grande conmigo; te he dado lo mejor de mí, he recibido tu palabra; haz lo que vayas a hacer, ahora; no sé cómo lo vas a hacer, pero respiro y alivio vienen de algún lugar.  Y Dios se va a acordar de cada semilla, de cada ofrenda, de cada acto de fe que tú has hecho.  Algo Dios va a hacer. 

Mensaje transmitido por Televisión y Radio el Jueves, 18 de Enero de 2017

Código del Programa: DM-04A

Siempre leemos los comentarios de cada mensaje. Es un verdadero gozo y un privilegio que Dios nos permita bendecir tantas vidas, aún a la distancia. Compártenos siempre cómo esta palabra ha bendecido tu vida.

8 thoughts on “Dios No se Olvida

  1. María Elena says:

    Gracias pastor Otoniel por esta poderosa Palabra! La recibo y la tomo para mí vida!! Dios lo Bendiga a usted , su familia y su Ministerio! Espero que pronto venga a la Argentina o bien en el Nombre de Jesús , yo ir a Puerto Rico !

  2. Jacqueline says:

    Bendiciones pastor que gran bendición ha sido usted en mi vida, reconozco que es un instrumento en manos de Dios y un vaso de honra que el Dios trino cada día de su vida le de más revelaciones más gracia a su favor, me apropió de cada palabra que usted por medio de él altísimo siembra en mi

  3. Hugo says:

    Impresionante tema Pastor.
    Yo me esforzaré y me enfrentaré como Dios lo manda, porque confío en sus promesas.
    Bendiciones

  4. cesar andres peinado says:

    AMEN!!! RECIBO ESA PALABRA….GRACIAS PASTOR!! DIOS CONTINUE BENDICIENDOTE

  5. nelccy says:

    AMENNNNN, GRACIAS DIOS POR AMARME TANTO

  6. Lilian Timaure says:

    Amén, algo Dios va hacer! Que gran esperanza! Porque Él lo hará, no fallará, no se cansará, ni se dará por vencido conmigo,”!me ama!!!

  7. Amen me ápropio de esta palabra en el nombre de Jesús amen .Dios le bendiga pastor

  8. Nely Silva says:

    Amen Pasror gracias que así sea hecho

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *