Pabellón de la Fe, 00987 Carolina, Puerto Rico • Tel:+1 787-625-5858

¿Todavía lo Quieres?

La persona que vive frustrada lo que hace es acusar a todo el mundo, culpar a los demás.  Una persona frustrada vive tratando de controlar todas las cosas.  La frustración te lleva al punto de querer escapar, de querer huir.  En muchos países, por las circunstancias, muchos se han sentido obligados a salir; pero tú tienes que pararte firme, sabiendo que las cosas van a cambiar.  Pero las cosas no cambian cuando las circunstancias cambien. 

En Juan 5, Jesús le pregunta a un paralítico: ¿Quieres ser sano?  Parecería obvio que, si aquel hombre estaba junto al estanque donde bajaba un ángel, de tiempo en tiempo, y sanaba al primero que llegara, entonces el hombre quería ser sano, pero no necesariamente es así.  Para entender esta pregunta, hay que ver a quién se le estaba haciendo.  Aquel hombre llevaba treinta y ocho años en aquel lugar.  Jesús estaba preguntando: ¿Todavía quieres ser sano? 

Muchos llevan cinco, diez, veinte, treinta y ocho años ya, yendo al estanque de la iglesia, y todavía no han recibido aquello por lo cual llegaron al estanque.  La pregunta para ti es: ¿Todavía lo quieres?  Al menos estás en la casa de Dios; hay quienes, frustrados, se fueron, dejaron de esperar que algo sucediera.  Muchas veces, se habla negativo de aquel paralítico; que no tenía fe.  Pero la verdad es que aquel hombre llevaba treinta y ocho años; muchos de nosotros ya nos hubiésemos ido de allí. 

Jesús le pregunta: ¿Quieres?  Olvida por un momento tus problemas; la pregunta hoy es: ¿Quieres?  ¿Todavía quieres ser sano?  ¿Todavía quieres prosperar?  ¿Todavía quieres ser feliz?  ¿Todavía quieres un buen matrimonio? 

Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo.”  Juan 5:7 

Siempre que Dios bendice a otro, tú debes gozarte, pero no podemos negar que, aunque te goces, te preguntas cuándo tendrás tú tu milagro.  Es frustrante ver que otro tiene, antes que tú, aquello que tú llevas tanto tiempo esperando.  Este hombre llevaba treinta y ocho años esperando.  No sabemos si el ángel iba una vez por año; de ser así, había visto treinta y ocho personas llevarse el milagro primero que él; si era dos veces al año, ya había visto setenta y seis llevarse el milagro.  Y esto es lo que, en ocasiones, vivimos muchos de nosotros.  Pensamos: Si tuviera alguien que me ayudara, alguien que me metiera en el estanque antes que otro se meta, entonces, tendría mi milagro.  Pero Jesús le dijo a aquel hombre: Levántate, toma tu lecho y anda.  Y, al instante, ocurrió lo que no había ocurrido en treinta y ocho años, porque Jesús no fue a agitar las aguas en aquel lugar, pero sí a mover la fe de aquel hombre. 

No sigas esperando que las circunstancias sean las correctas para obtener aquello que llevas “treinta y ocho años” esperando.  No esperes que alguien te cargue y te lleve al estanque; tienes que saber que, si vas a alcanzar tu milagro, es porque hoy tú te levantas del lugar donde estás y comienzas a moverte, a pesar de las circunstancias.  Muchas veces, vas a la iglesia a orar para que Dios cambie las circunstancias, pero lo que Dios te da es un mensaje para moverte a ti, a pesar de tus circunstancias.  Muchos te exhortan a provocar a Dios con tu oración; pero Dios fue provocado hace seis mil años atrás; tan pronto el hombre pecó, Dios fue provocado a enviar a su Hijo para que muriera por nosotros en la cruz del Calvario.  Fue su amor lo que le provocó a traer salvación y vida eterna. 

Mientras tú estás tratando de provocar a Dios para que haga algo, Dios lo que está es tratando de provocarte a ti para hagas lo tienes que hacer.  Lo que hace falta es que tú te levantes.  Para que tú salgas de la frustración, Dios te va a dar el milagro que tú estás esperando, y las circunstancias van a cambiar; pero Él te va a dar tu milagro, no porque las circunstancias cambien, sino porque tú te atrevas a seguir queriendo lo que siempre has querido, pero sin esperar que las aguas se muevan y alguien te meta, sino que tú te vas a mover y vas a empezar a caminar, a pesar de que otro se te haya adelantado. 

En 1 Samuel 17, vemos que Goliat, por cuarenta días, estuvo desafiando al pueblo de Israel a enfrentarle, preguntando: ¿Habrá uno que se atreva?  Mientras la gente quiere provocar a Dios, los problemas te están provocando a ti para que seas tú el que salga.  El único que se atrevió fue un jovencito; enfrentó el reto, y fue el único que tuvo la recompensa que otros pudieron tener, pero no se atrevieron. 

No esperes “treinta y ocho años” más.  Deja de quejarte de lo que otro no hizo, de que nadie te ha ayudado, de que las circunstancias no han cambiado.  Lo único que tú tienes que tener claro es que el Dios al que tú le sirves te haya dicho que lo hagas; si Él te dijo que lo hagas, no importa las circunstancias, Él te va a llevar a un nuevo nivel de bendición. 

Dios no va a agitar las aguas, pero te hace llegar esta palabra para agitarte a ti, a moverte a lo que Él tiene para tu vida. 


Mensaje transmitido por Televisión y Radio el Miércoles, 27 de Septiembre de 2017

Código del Programa: D2-14B


Siempre leemos los comentarios de cada mensaje. Es un verdadero gozo y un privilegio que Dios nos permita bendecir tantas vidas, aún a la distancia. Compártenos siempre cómo esta palabra ha bendecido tu vida.

Adquiere los audios de la serie Desafia2 en MP3

Tienda en Línea

4 thoughts on “¿Todavía lo Quieres?

  1. Oscar Madrid Villa says:

    Buena tarde.
    Quisiera recibir diario a mi correo electrónico las enseñanzas y mensajes escritos del Pastor Otoniel Font… si es poo si le mi correo es oscarmadridvilla3@hotmail.com

    1. admin2 says:

      Bendiciones. Debido al paso del huracán María por nuestra Isla, Puerto Rico, confrontamos serias dificultades con todos los medios de comunicación. Esperamos que pronto todo se reestablezca. Gracias por estar en conexión con este ministerio. Te bendecimos

    2. Raiza Vasquez says:

      Graciaas señor por este mensaje del Pastor Otoniel que que causó un efecto fumigante a mi vida Dios lo continue bendiciendo grandemente desde Venezuela muchos Saludos y un gran abrazo …bendiciones

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *