Pabellón de la Fe, 00987 Carolina, Puerto Rico • Tel:+1 787-625-5858

Lo que te Frustra

44 Pero el pueblo de la tierra intimidó al pueblo de Judá, y lo atemorizó para que no edificara.  Sobornaron además contra ellos a los consejeros para frustrar sus propósitos, todo el tiempo de Ciro rey de Persia y hasta el reinado de Darío rey de Persia.  Y en el reinado de Asuero, en el principio de su reinado, escribieron acusaciones contra los habitantes de Judá y de Jerusalén.”  Esdras 4:4-6 

El mundo le paga a gente para frustrar todo intento de hacer la obra de Dios.  Aunque muchas veces en nuestra vida vamos a enfrentar intentos de frustración externos, realmente, la frustración nunca es externa.  No hay tal cosa como que alguien te frustra.  La frustración es un estado emocional o espiritual interno, ante la situación que estés viviendo.  Definitivamente, hay gente asignada para tratar de llevarte a un estado de frustración.  Siempre vas a tener esa presión, siempre habrá esos esfuerzos de gente tratando de frustrar, con diferentes intenciones; por maldad, por egoísmo.  Pero, lo que otro pueda hacer, no debe meterse en tu interior, porque alguien puede impedir lo que Dios quiere hacer contigo, pero nadie puede frustrar tu corazón, a menos que tú se lo permitas. 

Sin embargo, es preferible gente frustrada que gente cómoda.  El que una persona esté frustrada, nos dice que, en algún momento dado, estaba esperando algo mejor; así que fe inicia frustración.  Para tú frustrarte con algo, tienes que haber creído por algo primero; tienes que estar esperando algo primero, así que el estatus quo no es tu expectativa.  Cuando tú tienes frustración, es porque primero tuviste fe; tuviste fe, y ahora estás frustrado porque no estás viendo el resultado que quieres ver.  La frustración comenzó con fe, y la única manera de perseverar es teniendo confianza en que Dios va a cumplir lo que Él te ha prometido; y, si no se cumple como tú pensabas, es porque Él tiene algo mejor para tu vida.  La mejor parte tiene que estar delante de ti, siempre. 

Podemos pensar que, como vimos en el libro de Esdras, la frustración es externa, que se trata de lo que otro está haciendo, provocando en tu vida; piensas que, cuando las circunstancias cambien, cuando el problema cambie, entonces, saldrás del estado de frustración.  Pero, en realidad, hay varias causas internas que todos tenemos que tener claras y que tenemos que trabajar para vivir libres de frustración.  Uno de los problemas es no aceptar cómo Dios te ha hecho.  Te frustras porque tratas de ser algo para lo cual no fuiste llamado, y comparas tu talento con el de otro.  Te pudieras sentir mal porque Dios usa a otros para ciertas cosas, pero para lo que Dios te usa es lo que tú tienes que aceptar, creerlo, recibirlo y darle gloria a Dios que te usa a ti para algo que no usa a otro.  No te frustres porque Dios no haga contigo lo que hace con otro; eso es lo grande del cuerpo de Cristo, que Dios nos ha asignado a cada uno para algo especial. 

Tú no puedes permitirte llegar a pensar que lo que Dios ha hecho contigo es menos de lo que Dios ha hecho con otros. 

El rehusarte a limpiar tu vida de pecado, trae frustración; el pecado te frustra.  Se predica el mensaje de gracia, y creemos que Dios cubre multitud de pecados, que somos libres, que no es tan fácil perder tu salvación, que la sangre de Cristo es tan poderosa, que cubre multitud de pecados; lo que la gente nos se da cuenta es que, el cargar con pecado, aunque no necesariamente vaya a entorpecer tu salvación en su totalidad –por la misericordia de Dios – aun así, el pecado sí es una carga que te detiene.  Tú tratas de resolver cosas de afuera, pero lo primero que tienes que resolver es lo que está adentro.  La Biblia dice: Ora a tu Padre que te ve en lo secreto, y tu Padre que te ve en lo secreto, te recompensa en público.  No dice “tu Padre que te oye en lo secreto”.  Así que, la recompensa de tu oración, no es por lo que Dios oye de lo que tú dices, sino por lo que Él ve, mientras tú dices lo que dices.  Por eso es que hay gente que ora y no tienen resultados, porque no se dan cuenta que Dios no está respondiendo su oración, no porque no estén diciendo lo que tienen que decir –pueden recitar todos los Salmos, todos los versos – sino porque el Padre que te ve en lo secreto, responde a eso que ve.  Tú tienes que resolver esas cosas que están en tu interior, esas que todos tenemos; todos tenemos que luchar con pensamientos, con ideas, con corajes, con rencores, con malas decisiones, malas acciones, cosas que cargas y que tienes que entregarle a Dios para que las elimine de tu vida.  Si alguna puerta abierta va a ser un problema, mejor pídele al Señor que la cierre, que cancele esas oportunidades.  Que lo único que tú quieras sea servir a Dios, porque todas esas bendiciones vienen por tu servicio a Él.  Pero esto no se hace en público, sino en lo secreto. 

Evita, además, el perfeccionismo.  Muchas veces, la frustración llega porque pretendemos tener una vida perfecta.  La gente piensa que los matrimonios son perfectos.  El matrimonio no es perfecto, y las cosas no siempre salen como uno pensaba.  El perfeccionismo siempre te va a limitar, va a traerte frustración, porque no todo va a pasar en el tiempo que tú esperas.  El dueño del tiempo es el Dios Todopoderoso y Él creó todas las cosas hermosas a su tiempo.  Lo peor que puede pasar en tu vida es pensar que tú sabes cuál es el tiempo perfecto; porque algo bueno, fuera de tiempo, se vuelve feo; algo bonito, fuera de tiempo, se puede tornar horrible.  Pero, en el tiempo de Dios, en el tiempo perfecto –que no necesariamente es el tuyo – todo comienza a cambiar. 


Mensaje transmitido por Televisión y Radio el Martes, 26 de Septiembre de 2017

Código del Programa: D2-14A


Siempre leemos los comentarios de cada mensaje. Es un verdadero gozo y un privilegio que Dios nos permita bendecir tantas vidas, aún a la distancia. Compártenos siempre cómo esta palabra ha bendecido tu vida.

Adquiere los audios de la serie Desafia2 en MP3

Tienda en Línea

2 thoughts on “Lo que te Frustra

  1. admin2 says:

    Bendiciones. Debido al paso del huracán María por nuestra Isla, Puerto Rico, hemos estado confrontando problemas con las comunicaciones y con todos los medios. Tan pronto nos sea posible, reestableceremos todo. Gracias por mantenerte en contacto con nuestro ministerio. Te bendecimos.

  2. Lux Aleyda Ortega de la Pava says:

    Maravilloso mensaje, que Dioslos bendiga.
    Ha sido de gran enseñanza.
    Gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *