Pabellón de la Fe, 00987 Carolina, Puerto Rico • Tel:+1 787-625-5858

En la Cruz de al Lado


Cuando miramos Mateo, capítulos 26 y 27, y vemos el proceso del monte de Getsemaní y el proceso del Calvario, podemos hablar de ese momento de dolor, de agonía, de sufrimiento, en varias dimensiones. Por supuesto, la parte final de este momento es el dolor físico, la tortura física que nuestro Señor Jesucristo sufrió en su cuerpo; pero la agonía comienza desde mucho antes, no únicamente por saber lo que le iba a ocurrir, sino por la reacción de aquellos que estaban a su alrededor.

Cuando vamos a enfrentar ciertos procesos en nuestra vida, lo que hace agonizante nuestro proceso es la reacción de aquellos que están a nuestro alrededor, y la manera en la que el mundo nos quiere proyectar. Lo importante del Getsemaní no es únicamente que nuestro Señor Jesucristo sudara sangre, o el hecho de que allí aceptara la voluntad del Padre, sino también la decepción de Cristo ante la respuesta de sus discípulos al no poder estar con él en aquel difícil momento. Cristo no les estaba pidiendo que fueran a la cruz con él. Él sabía que ellos no podían pasar eso. Lo único que estaba pidiendo era apoyo espiritual. Lo único que necesitaba era saber que tenía sus espaldas cubiertas, porque ellos estaban orando por él.

Hay cosas que tú tienes que pasar por ti solo en la vida, pero la agonía es no poder mirar a tu alrededor e identificar a alguien que al menos esté pensando en ti, alguien que te tenga en oración.

La agonía comienza cuando comenzamos a ser decepcionados por la gente que está a nuestro alrededor; cuando aquellos que han caminado con nosotros, ahora no los vemos ahí. Pero el grado de agonía llega aún más, cuando ponen al Maestro entre medio de dos ladrones. Una cosa es que no estén contigo, que no te apoyen espiritualmente, que no estén orando por ti, que sepas que estás viviendo esto solo; pero más doloroso es cuando te ponen en medio de dos ladrones, para cambiar la percepción de la gente acerca de ti.

Todo el mundo conocía a aquellos dos ladrones y, al poner a Cristo en medio de ellos, el mensaje era: Este es igual que aquellos. Y, si difícil es saber que no podemos contar con ciertas personas, duro es cuando, delante de la gente, se nos presenta de la manera errónea, de la manera incorrecta, para cambiar la percepción de aquellos que están a nuestro alrededor. Te ponen al lado de dos ladrones, diciéndole a todo el mundo: Así es este.

Una de las cosas más dolorosas que podemos experimentar es la comparación. Una vida de tanta bendición y de tanto poder, queda marcada porque, cuando la gente mira nuestra condición física, la percepción es que somos igual que el resto.

Cristo fue comparado; fue puesto en aquel lugar, igual que el resto.

Tú no puedes permitir que todo intento del mundo de cambiar la percepción de otros acerca de ti, poniéndote en el grupo incorrecto, afecte la manera en que tú te ves. Jesús permaneció en medio de aquellos ladrones, y completó su misión, aun en su peor momento. La actitud de Jesús fue: Si el Padre me puso en este lugar, a uno de estos me lo llevo conmigo, pero ellos no me llevan a mí.

Jesús acababa de regresar de orar con algunos de sus discípulos, pero ellos no estaban allí, no estaban viéndolo en la cruz; ellos lo negaron, lo entregaron, lo abandonaron, pero Jesús siguió cumpliendo su misión, aunque lo habían puesto dentro del grupo incorrecto.

Tú tienes una misión que tienes que cumplir. Hay algo que tienes que completar, y tú no puedes permitir que donde el mundo te ponga te saque a ti de la misión que tienes que cumplir. Nunca te conviertas en uno de ellos. Si te ponen entre dos ladrones, quizás no puedas llevar a los dos contigo, pero que tu actitud sea: A uno de estos me lo llevo.

Con tu testimonio, llévate contigo a la gente.

Dios te ha puesto en ese lugar, en esa situación, para cambiar tu manera de pensar, tu manera de ser, para que hables diferente. El mundo va a tratar de cambiar tu manera de pensar acerca de ti mismo, y van a hacer todo lo posible para ponerte en los grupos incorrectos, en los lugares incorrectos, pero, cuando te agrupen en medio de aquellos donde tú no perteneces, tienes que entender que, aun allí, en medio de tu momento difícil, tú no puedes permitir que aquella situación te cambie a ti, que el dolor de la percepción te cambie. Si Dios te puso ahí, que alguno de ellos se vaya contigo.

No te unas a ese grupo. Sé de aquellos que aprovecha el momento para cambiar a aquellos que están a tu alrededor.

Aquel ladrón que estaba a la derecha de Cristo, no sabía que aquel día cambiaría su vida para siempre, que lo mejor que le pasó fue que lo pusieron al lado del Hijo de Dios. El lugar donde la vida te ha puesto, donde la circunstancia te ha puesto, donde el mundo te ha llevado, donde te han crucificado, donde te han menospreciado y te han dicho que eres igual que el resto, en ese mismo lugar todavía tú tienes que seguir predicando porque hay alguien en la cruz de al lado que necesita saber que, para donde tú vas, ellos también pueden ir, en ese mismo día.


Mensaje transmitido por Televisión y Radio el Lunes, 21 de Marzo de 2016

Código del Programa: TD-02A


Siempre leemos los comentarios de cada mensaje. Es un verdadero gozo y un privilegio que Dios nos permita bendecir tantas vidas, aún a la distancia. Compártenos siempre cómo esta palabra ha bendecido tu vida.

 

Adquiere el MP3 de esta palabra

Tienda en linea

8 thoughts on “En la Cruz de al Lado

  1. Claudia Patricia Cruz Moreno says:

    Buenas tardes le escribo desde Bogota Colombia soy fiel seguidora del ministerio del pastor Otoniel Font me gusta ver todos los días sus predicaciones pero desde que cambiaron la pagina web no he podido ver las predicaciones de días pasados, me podrían por favor decirme como puedo acceder a las predicaciones, la verdad es que las necesito mucho.
    Mil gracias por su atención prestada .

    1. admin2 says:

      Bendecida Claudia! Estamos trabajando para ya en estos próximos días rehabilitar poco a poco los escritos. Gracias por estar conectada a este ministerio. Declaramos bendiciones sobreabundantes en tu vida.

  2. Carmen M Torres says:

    Dios le bendiga. Sus mensajes son fuente de agua para mi. En este momento estoy enferma y necesito su oración. He tratado de reponerme de la pérdida de mi hijo y aún no lo he conseguido. Él era muy especial conmigo. Por favor ayúdeme.

    1. admin2 says:

      Declaramos sobre su vida la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento. Deje sus cargas sobre él. Bendiciones

  3. Gracias por este mensaje. Necesario para mi vida en este momento. Que El señor les bendiga.

  4. marcelo Lema says:

    Marcelo lema Argentina me edifican mucho las predicas del Pastor Otoniel, pero tengo también problemas para ver en la pagina.

    1. admin2 says:

      Estamos trabajando en esto, Marcelo, bendecido!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *